Automoción

El Gobierno aprueba hoy el plan MOVEA para vehículos alternativos

Tendrá una dotación de 14,26 millones de euros

Abarca a todo tipo de vehículos y tecnologías alternativas

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, interviene durante el acto conmemorativo del 50 aniversario de la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto),  en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. EFEJ.P.Gandul
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, interviene durante el acto conmemorativo del 50 aniversario de la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto), en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. EFE/J.P.Gandul EFE

El Gobierno ha aprobado hoy, en Consejo de Ministros, el plan Movea de ayudas para la adquisición de vehículos propulsados por combustibles alternativos. El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, adelantó este anuncio anoche en el 50 aniversario de la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes de Automoción (Sernauto)después de casi un año sin aprobar ayudas a estos automóviles. 

Tal y como comunicó el Ministerio de Economía, el plan se aprobó en Consejo por medio de un Real Decreto que regula la concesión de ayudas para la compra de vehículos con energías alternativas y para la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos (Plan Movea 2017). Esta iniciativa se enmarca dentro de la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas impulsada en 2014 y que tiene vigencia hasta 2020.

"El importe total de las ayudas asciende a 14,26 millones de euros, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de 2017. El programa entra en vigor desde su publicación en el BOE y finalizará el 15 de octubre de 2017 o hasta que se agoten los fondos disponibles. Excluye los vehículos tradicionales propulsados por gasolina y gasóleo", afirmaron desde el ministerio.

El plan tendrá una vigencia de cuatro meses "o hasta que se consuman todos los fondos"

En este sentido, la segunda edición del Plan Movea incluye un rango mayor de vehículos y tecnologías alternativas disponibles para su subvención. Así, se comprenden dentro de las ayudas los "vehículos eléctricos; de gas licuado de petróleo; de gas natural comprimido y licuado; de pila de combustible de hidrógeno y motos eléctricas", señalaron.

La cuantía de las ayudas se fija con diferentes baremos dependiendo del tipo de vehículo y del combustible utilizado. La ayuda será a partir de 500 euros (turismos y furgonetas), 5.000 euros para microbuses y camionetas y 18.000 euros para autobuses y camiones. Para las motocicletas la ayuda oscila entre 1.500 y 2.000 euros. Es una cuantía idéntica a la otorgada en el primer plan Movea y permite subvencionar a un máximo de 29.200 turismos, si toda la cuantía se dedicara a estos vehículos. 

 A estas ayudas, se sumarán las que el Gobierno obliga a otorgar a los concesionarios que quieran ser punto de venta de estos vehículos y adherirse al plan Movea. Tendrán que aplicar "un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos, que solo ascenderá a 150 euros y motos, que no se les aplica descuento adicional", explicaron. En el caso de que el vehículo sea eléctrico, "el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga".

Las ayudas dependen del tipo de vehículo: partirán de 500 euros para turismos; 5.000 euros para camionetas; 2.000 euros para motocicletas  y 18.000 para camiones 

Por otro lado, las ayudas para la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en zonas públicas podrán alcanzar un importe de hasta el 40% del coste, con un máximo de 1.000 euros por punto de recarga convencional, de 2.000 euros por punto de recarga semirrápida y de 15.000 euros por punto de recarga rápida.

Reacciones

Desde la patronal de los fabricantes de automóviles Anfac valoraron positivamente la aprobación en el Consejo de Ministros de hoy de la nueva edición del Plan Movea. Sin embargo, señalaron la necesidad de que estos planes tengan “continuidad en el tiempo” para aumentar la presencia de vehículos alternativos”.

La patronal de concesionarios Faconauto también saludó esta aprobación pero instó al Gobierno a ser “más ambicioso”, tanto en el presupuesto como en la duración, a la hora de diseñar los planes de impulso de estos tipos de vehículos, “yendo a un modelo estructural que garantice e impulse su progresiva expansión”.

La patronal de vendedores de coches Ganvamconsideró por su parte que el Plan Movea es “más una declaración de intenciones que una realidad”.

Doce meses sin aprobación de ayudas

Los Presupuestos Generales del Estado de 2017 ya incluían una partida de 16,6 millones de euros para el Movea que incentiva la adquisición de vehículos eléctricos, de gas natural comprimido, de gas licuado, así como de otros vehículos impulsados con energías alternativas como los híbridos enchufables y de las infraestructuras necesarias para su expansión. Solo restaba su aprobación, que se ha realizado hoy.

Begoña Cristeto, secretaria general de Industria, a la salida del acto de Sernauto subrayó que la nueva edición del Plan Movea incluye una modificación en los términos y en el reparto de la partida económica, en función de las energías y de los clientes que lo soliciten, con el fin de agotar todos los fondos. "Compensaremos las partidas dedicadas al Administraciones y a las corporaciones locales, donde han sido más escasas las peticiones, con las de empresas y flotas, más numerosas", afirmó.

La secretaria calculó que los fondos del Movea se agotarán "más o menos en octubre", de tal manera que se solape con el nuevo programa de incentivo, cuya aprobación está prevista para el último trimestre del año. Sin embargo, varias fuentes del sector señalaron que "los fondos van a durar hasta octubre solo burocráticamente". "Los fondos son muy insuficientes. Hay tantas peticiones en lista de espera que en dos semanas, estarán otorgados los 16 millones", aseguran desde el sector. Cristeto afirmó, sin embargo, que para 2018 “seguro que se consiguen más fondos”. 

Durante estos doce meses en el que el mercado no ha contado con ayudas a la compra de estos vehículos, el crecimiento se ha ralentizado aunque sigue en alza. En este sentido, las matriculaciones de vehículos híbridos y eléctricos (turismos, cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses) alcanzaron en los primeros cinco meses del año 23.952 unidades, lo que supuso un incremento del 81,5% respecto al mismo periodo del pasado año, según los datos facilitados por la asociación española de fabricantes de vehículos Anfac.

Esta cantidad de registros supone una cuota del 3,81% sobre el total del mercado. Si se tiene en cuenta sólo la cuota en los turismos, la tasa de vehículos híbridos y eléctricos es un poco superior, alcanzando una cuota del 4,4%. En el mes de mayo, las matriculaciones de este tipo de vehículos fueron de 5.900 unidades, lo que ha supuesto un incremento del 85,4% comparado con el mismo mes del pasado año.

Un nuevo plan para el último trimestre

En este sentido, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ya anunció hace un mes que el Gobierno estaba trabajando en un plan único que unificaría los planes Movea, de impulso a los vehículos alternativos, y PIVE, de incentivo al achatarramiento de coches antiguos a cambio de adquirir uno nuevo.

Los PGE de 2017 contemplaban en esta línea una partida de 50 millones de euros que se destinarían a fomentar la adquisición de vehículos de bajas emisiones o con energías alternativas. Fuentes del sector explicaron que el Gobierno rechazó en su momento la puesta en marcha de un nuevo Plan PIVE convencional "para ser más exigente con las emisiones contaminantes y favorecer a los vehículos alternativos". No se sabe aún si se exigirán requisitos adicionales para los motores de combustión que se quieran adherir al plan, de cara a incrementar la eficiencia medioambiental de las ayudas pero lo que sí que está asegurado es que la compra de vehículos asociada a este plan llevará asociada, necesariamente, el achatarramiento de otro automóvil de al menos 10 años de antigüedad.

De este modo, los planes ayudarían a reducir la antigüedad del parque automovilístico español, por un lado y por otro, darían estabilidad en el tiempo a las subvenciones para vehículos alternativos, dos peticiones recurrentes de la industria española del motor. Sin embargo, a primera vista, los fondos también resultarían insuficientes, según los cálculos del sector, para dar ese empujón a las ventas en el canal de particulares a final de año. Estas comercializaciones están creciendo apenas un 2% en lo que va de año.

Los componentes, motor de la industria

El ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro, indicó, en el acto del 50 aniversario de Sernauto, que el conjunto del sector del automóvil en España, y en particular los fabricantes de componentes para vehículos, ha sido uno de los motores que ha motivado la salida de la crisis de España, gracias a su innovación y a sus inversiones.

Montoro aseguró, a su vez, que España es en la actualidad un país en crecimiento, a pesar de hacer frente a la peor crisis de la historia del país, gracias al tejido empresarial, también al de los fabricantes de automóviles y de componentes.

“Empresas nacionales y multinacionales han apostado por España y están haciendo posible que España sea capaz de hacer frente al desafío de la crisis y que esté saliendo de ella”, subrayó el titular de la cartera de Hacienda, que añadió que España está creciendo en la actualidad, gracias a las inversiones interiores que están realizando.

Al mismo tiempo, resaltó la evolución el papel exportador del sector de componentes, algo que está ayudando a que el crecimiento económico español será de más del 3%. Así, recordó que, en 2012, el automóvil levantó la mano y solicitó un apoyo del Gobierno que recibió en forma de un Plan PIVE, de la aplicación de fondos europeos y con políticas de mejora de la innovación tecnológica.

“La salida de la crisis económica no hubiera sido posible sin la industria auxiliar, que es en buena parte española y también formada por multinacionales, que siguen apostando por España, que invierte y que también tiene un gran futuro”, añadió el ministro de Hacienda, que señaló que el Gobierno va a desgravar la innovación y va a promover que haya empresas cada vez más competitivas.

Normas