La plantilla de Popular critica los imposibles objetivos fijados para atraer clientes

Los empleados se quejan de que se les obligue a comprometerse por escrito a recuperar los clientes que se han ido

Banco Popular
Un repartidor pasa ante una oficina del Banco Popular en el Paseo de Gracia esquina con la calle Aragón de Barcelona. EFE/Archivo EFE

Los casi 10.000 empleados de Popular se quejan de que desde el lunes pasado sus más directos jefes les obligan a comprometerse por escrito “a conseguir un objetivo (de clientes), a veces determinado por la sucursal o incluso en otros casos definido por la propia dirección regional”, según explican desde CC OO. Fuentes de este sindicato aseguran que la plantilla está desconcertada, más cuando es casi imposible hacer volver a un cliente que ha dejado Popular tras haber perdido en gran parte el dinero que tenía invertido en la entidad tras la intervención del banco y amortizar todas las acciones e híbridos para poner a cero su valor, o lo que es lo mismo anular lo.

“Cómo van a conseguir este objetivo si una gran parte de los clientes que han salido de Popular eran accionistas que han perdido su inversión en la entidad”, recalcan.

Gran parte de estos clientes, como la propia plantilla acudieron a la ampliación de capital que realizó Banco Popular el pasado año por 2.500 millones de euros pidiendo un crédito al banco. Ahora tanto estos clientes como los empleados han perdido sus acciones y deben seguir pagando el crédito, recuerda un empleado. Según fuentes sindicales el 75% de la plantilla de Popular acudió a la ampliación de capital.

CC OO mantiene que el reto ahora es recuperar la confianza de clientes y plantilla, aunque reconoce “que no será fácil, por lo que exigimos a quien dirija los designios del grupo Banco Popular que no aplique métodos caducos sobre unos trabajadores y trabajadoras extenuados. Olvidemonos del látigo y cooperemos entre todos”.

Normas