La libra sufre el desembarco de la inestabilidad política en Reino Unido

Los inversores dudan de la capacidad de May para negociar el brexit con la UE

La primera ministra encalla en las negociaciones con los Unionistas irlandeses

Evolución de la libra desde la convocatoria de elecciones anticipadas.
Evolución de la libra desde la convocatoria de elecciones anticipadas. Thomson Reuters

Cuando parecía que los inversores habían digerido por fin un futuro con el Reino Unido fuera de la Unión Europea, ahora se abre un nuevo periodo de dudas e inestabilidad. Y es un mantra repetido una y otra vez en Bolsa que el peor enemigo de los inversores es la inestabilidad. El resultado de las elecciones en el Reino Unido del jueves ha hecho perecer a la libra. La divisa acumula desde entonces una caída del 0,75% entre rumores sobre la formación de Gobierno o la posición en las negociaciones con la Unión Europea.

Precisamente la razón por la que Theresa May había adelantado los comicios era para contar con una posición reforzada para negociar a partir del próximo día 19 su salida de la Unión Europea. Sin embargo, corre la posibilidad de que deje la silla vacía. Fundamentalmente después de que sus negociaciones con el Partido Unionista Irlandés hayan encallado este fin de semana y el líder laborista, Jeremy Corbyn, haya reclamado nuevas elecciones. Desde Moodys cuentan con que May consiga formar Gobierno, pero que la debilidad de la premier le imponga negociar un brexit suave.

En cualquier caso, el escenario que se abre es de fuerte incertidumbre con una primer ministra que debe negociar cada ley en el Parlamento. Algo que lleva a prever a Victoria Torre, de Self Bank, que la libra continuará cayendo. Apunta a que unas terceras elecciones en tres años no harán sino amplificar estas caídas. Una libra débil, en principio, beneficia a la Bolsa inglesa debido al peso de las compañías exportadoras. Sin embargo, Torre alerta de que una divisa demasiado debilitada acabría lastrando también a la renta variable. Al tiempo, elevaría la inflación de los productos importados. La opinión del departamento de análisis de Axa también es que la libra se mantendrá a la baja según duren las dudas sobre si May será capaz de formar un Gobierno fuerte para negociar con Bruselas. 

Mientras, la libra afronta esta semana varias citas de calado. La más importante, la confirmación el jueves de si el Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%. También destacan la publicación de los últimos datos de paro y de inflación. Monex Europe sitúa a la divisa británica bajo los 1,29 dólares a los que se intercambió antes de abrirse los colegios electorales.

Normas