¿Cuánto le pagas a tu banco por hacer transferencias?

Comisiones de libre fijación

Tres modalidades de pago

Costes que pueden variar según entidad, cuenta y vinculación

¿Cuánto le pagas a tu banco por hacer transferencias?

Por el bien de nuestros bolsillos si somos asiduos a realizar estas operaciones lo ideal sería que nada. No pagar comisiones y disfrutar de un sinfín de servicios bancarios gratuitos es el escenario deseado por todos los clientes bancarios.

Pero de ideales no vive el hombre y de comisiones sí lo hacen los bancos, al menos “en parte”. Y es que según los datos de Servimedia, los seis principales bancos cobraron un 13,6% más en comisiones durante el primer trimestre de 2017 respecto al año anterior.

Las transferencias son una de las operaciones más utilizadas por los clientes bancarios, tanto es así que según los datos de Iberpay –compañía de servicios de pago– en 2016 se llevaron a cabo 501.146.761 transferencias SEPA (Zona Única de Pagos en Euros), solo por detrás de los adeudos directos SEPA que supusieron 1.260 millones de operaciones.

Existen 3 cosas que hay que saber sobre las comisiones bancarias en productos y servicios bancarios en general y que son fundamentales para entender su funcionamiento:

  • Son de libre fijación. Las entidades tienen libertad para estipular las comisiones y gastos que consideren oportunas, salvo aquellas que están limitadas por ley como por ejemplo las de amortización de préstamos o subrogación de préstamos hipotecarios.
  • Han de ser por servicios prestados o gastos realmente habidos. Así lo dice la Orden EHA/2899/2011 de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios en su artículo 3, donde hace mención a que solo podrán ser aplicables comisiones o gastos cuando sean “servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.
  • Las entidades deben publicar las comisiones que aplican a los servicios. Así lo estipula la norma tercera de la Circular 5/2012 del Banco de España, y deberán hacerlo junto a los intereses y de forma trimestral en el formato que establece dicha Circular (oficinas, páginas web y página web del Banco de España). Además cuando este servicio se va a llevar a cabo a través de un cajero automático o dispositivo similar ajeno a la entidad del cliente, la entidad deberá informar de los gastos que tiene esta operación antes de realizarla.

¿Quién paga los gastos de las transferencias?

¿Tú, yo o los dos? 3 opciones eran las que tradicionalmente había, la de que fuera el ordenante quien pagara los gastos y comisiones (OUR), la de que fuera el beneficiario de la transferencia quien al recibir el importe los pagara (BEN) o que fueran los dos los que compartieran los gastos y comisiones (SHA).

Si bien es verdad que la forma más común de pago de gastos y comisiones era que el ordenante de la transferencia fuese quien los asumiera (OUR), una Directiva europea hizo que esto cambiara. Y fue a través de la entrada en vigor de la Ley 16/2009 de servicios de pago que trasponía dicha Directiva al ordenamiento jurídico español, en la que se estipula que los gastos y comisiones se compartan (SHA) entre beneficiario y ordenante (cada uno a su entidad) cuando se trate de transferencias en euros o en monedas de algún Estado miembro de la UE.

El coste de la transferencia

Son varios los factores que infieren en el coste de una transferencia: depende de la entidad, del tipo de cuenta, del nivel de vinculación con el banco, de si se hace a nivel nacional o no, de si se hace con cargo a cuenta o bien se hace en caja, de si se hace a otra cuenta de la misma entidad o a otra entidad, de si es una transferencia automática... En este sentido, es clave disponer de una cuenta exenta de comisiones o que por la domiciliación de la nómina y/o contratación de otros productos se reduzcan las comisiones. ¿Por qué? Tengamos en cuenta que una transferencia ordinaria puede ir desde la más absoluta gratuidad, hasta cobrar 0,35% con mínimos de 3€, 4€ o incluso 8€.

El precio aumenta si las transferencias son urgentes. Aumenta tanto el porcentaje sobre la cantidad total emitida como el importe mínimo de la comisión, habiendo entidades que pueden llegar a cobrar cerca del 0,50% sobre el total de la cantidad transferida con un mínimo de 25€.

Si eres de los que hace transferencias a menudo, lo mejor es disponer de una cuenta bancaria con esta gestión exenta de comisiones. El canal online favorece este hecho.

Normas