Alex Hefer: “España es clave para el crecimiento de Trivago”

Asegura que ampliarán la plantilla en Palma con expertos en ‘software’

Celebra la buena acogida en Japón , pero cuestiona el proceso de entrada en China

Trivago
Alex Hefer, fundador de Trivago.

La historia Alex Hefer y sus amigos Rolf Schrömgens, Malte Siewert y Peter Vinnemeier es una historia de éxito, repetida hasta la saciedad en la era startup. Estos emprendedores saborearon las mieles del éxito gracias a la idea de condensar en un buscador las miles de ofertas turísticas que pueblan la web. Ocho años después de su fundación se embolsaron 477 millones al desprenderse del 61,6% de su creación, que acabó en manos del gran grupo turístico Expedia. Y, finalmente, salió a cotizar en la Bolsa de Nueva York en diciembre de 2016. Desde entonces, sus acciones se han revalorizado un 60% hasta alcanzar un valor de capitalización de más de 1.900 millones de dólares. Afirma que, en este tiempo, han recibido "muy buen feedback" de los inversores estadounidenses, a los que ven muy interesados en la industria turística. "Nos ayuda avanzar continuamente en lo que hacemos y que caminamos en la dirección correcta", afirma.

Según el momento que vive hoy el mercado, ¿ve posible que una empresa que hoy es una startup se convierta en líder?

Por supuesto. Siempre existe la oportunidad de que nuevos competidores aparezcan con una idea disruptiva. Más con el apetito de los fondos de venture capital en compañías que aún no son muy grandes, por lo que es una tendencia completamente posible. Desde otra perspectiva, lo más importante para cualquier compañía no solo es tener una buena idea al principio y desarrollar un buen producto, sino también construir una cultura en la que continuamente trates de superar lo que ya has logrado, innoves y te optimices en base a los cambios que experimenta el mercado. El riesgo de ser superado se reduce.

En este sentido, ¿piensa que el mercado entra en una fase de consolidación?

Hay básicamente dos grandes grupos que copan la mayor parte de la cuota de mercado. Uno es Priceline, que tiene una posición muy fuerte en Europa, sobre todo a través de Booking.com. El otro es Expedia, que cuenta con marcas como Hotels.com, además de ser accionista mayoritario de Trivago. Están presentes en la mayoría de los mercados y cuentan con fuertes alianzas con compañías regionales. Esto les permite jugar desde una posición muy fuerte. Si miras hacia el mercado global (más que a los locales y regionales), se puede decir que está consolidado.

¿Un camino en el futuro para Trivago puede ser comprar o asociarse con esos operadores locales más pequeños?

Nosotros no creemos en las compras en nuestro negocio ni nos centrarnos en los competidores. En realidad, nuestro competidor principal es Google. Y luego, por supuesto, hay otros actores más pequeños de carácter regional. Estamos activos en 55 mercados, nuestros productos están disponibles en 33 idiomas y hemos tenido mucho éxito con el crecimiento orgánico de un solo producto global. Creemos que esta es la estrategia correcta y seguiremos con ella.

De acuerdo a los objetivos que establecieron en su presentación de resultados, están centrados en la expansión de sus divisiones en Asia y resto del mundo (que excluye ese continente, América y Europa), ¿significa esto que las reservas online han alcanzado un techo en Europa?

Para nada. Tenemos una plataforma propia para todos los mercados excepto Estonia, Letonia y Lituania. Fuera de la UE, tampoco Albania tiene una propia. En realidad, ya tenemos presencia en todos los países relevantes en Europa. Si miramos al resto del mundo, en África tenemos una plataforma para los países musulmanes y otra para Sudáfrica. Allí hay muchas oportunidades. No es una cuestión de menor crecimiento, sino de haber alcanzado una gran cobertura.

Con este panorama y la intención de Trivago de expandirse en el resto del mundo, ¿qué papel juega el mercado español?

España es uno de nuestros mercados más importantes. Empezamos allí de forma casi simultánea a Alemania y es nuestro segundo mercado. Además, en Palma tenemos nuestras oficinas más grandes después de las de Düsseldorf. Juegan un papel muy importante para el desarrollo de la compañía, donde contamos con un gran hub de desarrollo tecnológico que es absolutamente crucial para nuestro futuro. El mercado es muy importante, pero España como sede lo es aún más.

¿Qué rol jugarán esas oficinas de la compañía en Palma en este nuevo futuro de Trivago?

España y nuestras oficinas de Palma juegan un papel clave para nuestro crecimiento internacional. Las ampliamos el año pasado y ahora estamos contratando a nuevo personal con un perfil muy técnico. En concreto, queremos reforzar los equipos de desarrollo de software y de competencia tecnológica. Por ello, habrá un incremento muy significativo de nuestro personal en Palma en los próximos años.

¿En qué países están pensando entrar?

No planeamos ninguno en concreto. Al llegar a un país lo primero es lanzar una plataforma con un volumen pequeño y después probar si el producto funciona y qué mensaje de marketing es el correcto. Eso nos puede llevar un par de años. Una vez que damos con la combinación adecuada que funciona en un mercado, invertimos en ese país. No todas nuestras 55 plataformas están desarrolladas, sino que algunas están todavía en pruebas. Con este sistema entramos en Japón en 2016, donde ha funcionado bastante bien. Pero China es un mercado muy interesante y muy complicado y aún no hemos invertido con fuerza.

Normas