García Cantera: Un ingeniero nuclear para desactivar Popular

El presidente transitorio es hombre de la máxima confianza de Ana Botín

Jugador de baloncesto de joven, trabajó un tiempo en la tienda de antigüedades de su padre

José García Cantera, presidente transitorio de Popular.
José García Cantera, presidente transitorio de Popular.

Otro banquero vasco para Popular, aunque esta vez está claro que será el definitivo. José García Cantera (Bilbao, 1966) se graduó como ingeniero industrial especializado en energía nuclear, y ahora tiene que controlar la última fuga radiactiva del mercado financiero. Los reguladores han acordonado la zona y alejado a los curiosos, pero el presidente transitorio de Popular deberá liquidar el banco de la mejor manera posible, para prevenir posibles demandas de accionistas y aumentar las posibilidades de mantener a los clientes.

García Cantera compaginará este cargo temporal con el de director financiero de Santander, el banco que ha comprado Popular y sus activos tóxicos por un euro. Es un hombre de la máxima confianza de la presidenta, Ana Botín, desde la etapa de esta en Banesto.

El nuevo presidente aspiraba a ser consejero delegado del mayor prestamista español, pero finalmente fue designado para el tercer puesto del escalafón, tras Botín y el CEO, José Antonio Álvarez, con quien García Cantera hace un tándem muy técnico

Santander ha nombrado un consejo de urgencia formado por García Cantera y otros cuatro miembros, que sustituyen a Emilio Saracho, que había llegado al cargo hacía seis meses y que dice que no repetiría nunca una experiencia así. También se marcha el CEO, el bilbaíno Ignacio Sánchez-Asiáin, que ha durado dos meses. García Cantera ya sabe lo que es finiquitar una marca, pues fue el encargado de fusionar definitivamente Banesto con Santander.

El consejo transitorio de Popular dependerá directamente de los máximos directivos de Santander España: el presidente, Rodrigo Echenique, y el consejero delegado, Rami Aboukhair.
Echenique resaltó el jueves, en una reunión con 100 directivos de Popular, la importancia de mantener los clientes, y anunció un plan de incentivos para retenerlos. Otro aspecto importante será la posible compensación a los pequeños inversores que participaron en la emisión de acciones de Popular de 2011, que han perdido todo su dinero.

Casado y con dos hijos (un chico y una chica), García Cantera viste habitualmente trajes gris marengo, y en los corrillos con periodistas suele preferir la coca-cola al vino o la cerveza. Brillante, muy serio y algo distante, en Bilbao destacaba jugando al baloncesto, en el Colegio Urdaneta de los agustinos (mide casi dos metros de altura). Sus compañeros de entonces recuerdan que era ya una persona muy adulta.

Se especializó en energía nuclear en la carrera de Ingeniería Industrial, pero cuenta que antes de terminarla ya sabía que su futuro no iría por esos derroteros. Trabajó algún tiempo en el negocio de antigüedades de su padre, pero a diferencia de otros banqueros vascos, duró poco en su ciudad de origen.

Se trasladó a Madrid para estudiar un MBA en el Instituto de Empresa, donde una vez más destacó y enseguida lo fichó el banco de inversión Salomon Brothers –luego comprado por Citigroup–, como ayudante de analista en Londres.

Cuando hizo la entrevista de trabajo, apenas sabía inglés; pero convenció a los empleadores, y como se prometió a sí mismo, aprendió el idioma en tres meses. En 1994, se trasladó a Nueva York, donde dirigió el departamento de análisis de América Latina de la empresa.

Durante esa etapa –1995-2002– recibió múltiples reconocimientos por parte de publicaciones especializadas, como Reuters, Global Investor e Institutional Investor. Allá por 1997 señalaba que las estrategias de Santander y BBV en Latinoamérica eran las dos válidas, aunque personalmente se inclinaba por la del primero, orientada a compras en lugar de a acuerdos con socios locales.

En 2003, entró en Banesto como director general de banca mayorista, bajo la presidencia de Ana Botín, que lo nombró consejero delegado en 2006, cargo que ocupó hasta la integración en 2012. Pese a su amplia experiencia en el mundo anglosajón, sin embargo, Botín no se lo llevó consigo en 2010 a dirigir la filial en Reino Unido, y García Cantera cerró definitivamente la trayectoria del histórico banco.

A su vuelta a España, ya como presidenta del grupo, Botín lo recuperó para su equipo, en enero de 2015. García Cantera compagina su puesto principal con las presidencias de los consejos de Santander de Titulaciones y Santander Investment. También es miembro del consejo de supervisión del polaco Banco Zachodni, propiedad del grupo.

La liquidación de Popular será un trabajo en equipo, pero García Cantera es el elegido para defenderlo. Él será quien se ponga el traje para sellar definitivamente la fuga radiactiva.

Normas