Bruselas e Italia acuerdan el rescate de Monte dei Paschi

Permite inyectar ayudas públicas sin la disolución del banco

Incluye venta de activos, bajadas de sueldos y quitas a acreedores


La Comisión Europea y el Gobierno de Italia alcanzaron ayer un principio de acuerdo sobre el plan de reestructuración de Banca Monte dei Paschi di Siena y la aplicación de una recapitalización preventiva, que supone la inyección de dinero público y la imposición de pérdidas a accionistas y bonistas junior.

La “recapitalización preventiva” es una excepción a la normativa comunitaria permite inyectar ayudas públicas a una entidad solvente si ésta cumple con unos criterios establecidos y una vez que se hayan aplicado impuesto pérdidas a los accionistas y a los bonistas junior.
No obstante, esta ayuda pública no desencadena la resolución del banco y únicamente se puede conceder como medida preventiva ante posibles necesidades de capital derivadas de un empeoramiento de las condiciones económicas.

El acuerdo está condicionado a la confirmación “paralela” por parte del BCE, que debe certificar que la entidad es solvente y cumple con los requisitos de capital necesarios, según informó el Ejecutivo comunitario. Italia también debe obtener la confirmación oficial de inversores privados de que van a adquirir la cartera de créditos dudosos del banco.

Bajo este marco, la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, y el ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan, acordaron un plan de reestructuración de Monte dei Paschi con el objetivo de garantizar la viabilidad de la entidad a largo plazo. Este acuerdo incluye la venta a precios de mercado de los créditos dudosos del banco (NPL por sus siglas en inglés).

Además, Monte dei Paschi tendrá que compensar a aquellos inversores minoristas que sufrieron ventas abusivas (por ejemplo, no siendo informados sobre los riesgos potenciales de la compra de un instrumento financiero) convirtiendo sus bonos en acciones que, después tendrá que adquirir a cambio de instrumentos senior más seguros. Al mismo tiempo, la alta dirección del banco tendrá que aceptar una limitación de su salario, que como máximo podrá ser diez veces mayor que la media de los empleados de la entidad, incluyendo todo el paquete de remuneraciones. Vestager destacó que este acuerdo es “un paso positivo” tanto para el Monte dei Paschi como para toda la banca italiana.

Normas