Las telecos se agarran a las subidas de precios para mantener sus cuentas

Telefónica, Orange y Vodafone han elevado sus tarifas durante este año

Aseguran que se han mejorado las prestaciones para los usuarios

telecomunicaciones
Una usuaria envía un mensaje a través de su teléfono móvil.

La carrera de las telecos en las subidas de los precios de las tarifas, iniciada en 2015, vuelve a acelerarse. Telefónica confirmó esta semana que, a partir del 18 de julio, aumentará el precio a los clientes que solo tienen contratado el servicio móvil en un rango entre el 4% y el 8%.

Desde principios de año, la operadora ha aprobado distintos reajustes en diferentes tarifas. En febrero incrementó en cinco euros el precio de Movistar Fusión. Poco después, en abril, elevó el precio de las tarifas Fusión Contigo, mientras que en este mes de mayo comunicó un incremento del precio de los datos móviles una vez sobrepasada la franquicia contratada, en un 33% al pasar el mega de 1,5 a dos céntimos de euro.

Pero no es la única. Vodafone anunció a final de la primavera un aumento de los precios de sus tarifas móviles de dos euros al mes, mientras que las tarifas convergentes incrementaban su precio entre tres y seis euros mensuales. La medida venía acompañada de una ampliación de los volúmenes de datos. De igual forma, Vodafone ha empezado a cobrar 2,5 euros a los clientes por atender distintas incidencias a través del teléfono desde los centros de atención al usuario: modificación de contratos, cambios en la cuenta bancaria, duplicado de factura o petición de bloqueo de un terminal, entre otras.

Asimismo, Orange subió entre dos y cinco euros al mes las tarifas de sus tarifas convergentes fijo-móvil Love, que habían visto la luz en noviembre de 2016. A cambio, la teleco incluyó un mayor volumen de datos móviles en las tarifas asociadas.

La implantación de estas estrategias de subidas de precios se ha convertido en una de las herramientas de las operadoras para volver a mejorar sus cuentas, tras el hundimiento provocado por la crisis económica y las duras guerras de tarifas vividas por el sector entre 2008 y 2014. En ese periodo, los ingresos del sector en España cayeron más de un 32% al pasar de 44.136 a 30.067 millones de euros.

Así, en este nuevo escenario, Vodafone destacó que el incremento de los ingresos registrado durante su último ejercicio fiscal (un 5,3%), concluido a final de marzo, fue consecuencia del buen momento comercial así como de las subidas de precios implantadas durante el pasado año, dentro de las estrategias comerciales “más por más”.

En esta línea, los analistas de Banco Santander señalaron esta misma semana que esperan una mejor evolución de los resultados de Telefónica España en los próximos trimestres gracias a los incrementos de precios “ya anunciados”.

Las telecos se defienden al indicar que las subidas de precios introducidas desde 2015 han venido acompañadas de una mejora en las prestaciones que recibían los clientes, especialmente más datos para navegar por internet desde sus móviles. Sus responsables han coincidido en que los ajustes de precios se han aplicado en la medida en que aumentaba la demanda por parte de los usuarios. En este sentido, las operadoras insisten en que el tráfico sobre sus redes no ha dejado de crecer de forma exponencial en los últimos tiempos. Por ejemplo, en el primer trimestre del año, el tráfico de datos en las redes móviles de Telefónica España registró un crecimiento interanual del 58,9%.

De igual forma, las telecos insisten en la necesidad de recuperar ingresos ante el gran esfuerzo inversor realizado en el último lustro, que ha estado dirigido hacia el despliegue de las redes de móvil 4G y de fibra óptica. Entre 2013 y 2015, las tres grandes telecos, Telefónica, Vodafone y Orange, registraron un capex conjunto de 11.200 millones de euros, al margen de las adquisiciones y el gasto en espectro. “España tiene la mayor cobertura de fibra hasta el hogar de Europa”, señalan fuentes del sector, que recuerdan que Telefónica cubre ya 17,5 millones de unidades inmobiliarias con su red de fibra.

Movimientos en el sector

La estrategia de alzas de precios ha venido acompañada de campañas de fuertes promociones comerciales, dirigidas a captar clientes. En 2016, Movistar lanzó descuentos de hasta el 50% en sus contratos móviles durante tres meses, y ofreció su servicio de televisión por 15,5 euros al mes. También Vodafone lanzó fuertes descuentos en móvil y televisión en la última campaña de Navidad.

Las operadoras se van a ver penalizadas por el fin de las tarifas de roaming (itinerancia) a partir del próximo 15 de junio. Las telecos ya han reconocido que este nuevo escenario penalizará sus cuentas en el ejercicio en curso.

La CNMC ha advertido en ocasiones que estudia las prácticas comerciales de las operadoras, de subir unilateralmente los precios a cambio de mejoras en las prestaciones, que los clientes no han solicitado.

Normas