Angus Deaton: “El estado del bienestar debe expandirse”

Profesor de Princeton y premio Nobel de Economía 2015

Experto en el análisis del consumo, la pobreza y el bienestar

Nobel de Economía
Sir Angus Deaton, premio Nobel de Economía 2015.

Ha sido el último en ganar el premio Nobel de Economía en solitario, casi en excepción en los últimos tiempos. En la última década, solo Paul Krugman (2008), Jean Tirole (2014) y él pueden presumir de ello. Sir Angus Deaton (Edimburgo, Escocia, 1945) fue reconocido por sus análisis sobre demanda, consumo, pobreza y bienestar, siempre desde la medición y los datos. Profesor de la Universidad de Princeton, EE UU, donde reside desde hace 30 años, atiende a CincoDías tras participar en el Foro sobre Desarrollo e Inclusión Financiera, organizado por la Fundación BBVA Microfinanzas.

Sostiene que vivimos mejor que nunca. ¿Pero ahora vivimos mejor que hace 10 años?

Quizá en algunos países no, como puede ser en España. Defiendo que estamos en el mejor momento de la historia, tanto en el mundo desarrollado como en los países pobres. Seguro que hay gente que no se ha recuperado de la Gran Recesión, también en España, pero el crecimiento está aumentando en la Unión Europea (UE), y ojalá el progreso continúe.

El crecimiento se ha basado en la creación cuantitativa de empleo, no cualitativa.

Es mejor que nada. En EE UU se habla mucho de los empleos generados por la economía gig, el autoempleo generado por empresas de internet como Uber. Se discute sobre la calidad de los trabajos, y es una preocupación. Yo estoy muy preocupado con lo que le ocurre a la clase trabajadora en EE UU. Llevan mucho tiempo sin grandes avances, y eso ha creado mucho descontento. La mortalidad entre el obrero blanco de mediana edad está creciendo. Eso ustedes lo han evitado.

¿Eso explica la elección de Donald Trump?

Muchos de los que le votaron pensaban que nadie se preocupaba de ellos. Trump prometió cambiar las cosas, y por ahí se puede entender la elección. Él tuvo un relato populista que les atrajo, y también un enfoque empresarial con la que estaba familiarizado. No estaba claro qué camino de los dos escogería, pero se ha demostrado que ha optado por el segundo. Ni la bajada de impuestos a los ricos, ni la eliminación de la atención médica gratuita a los pobres, ni el proteccionismo ayuda a sus votantes. Es bastante terrorífico que alguien tan poco apto para ser presidente esté a cargo de cabezas nucleares.

Es bastante terrorífico que alguien tan poco apto para ser presidente como Trump esté a cargo de cabezas nucleares.

¿El mismo descontento explica el brexit?

No exactamente, pero están relacionados. Hay gente que piensa que han perdido el control de sus vidas. En España habrá quien sienta que Bruselas les controla, pero entienden que lo mejor es seguir en la UE. En Gran Bretaña existe una nostalgia por lo que fue. Pero sí creo que se ha beneficiado mucho de la libertad de tránsito.

¿Qué soluciones hay a ese descontento?

Tanto EE UU como Europa deben mejorar el funcionamiento de la democracia, acercarla a la gente, que tiene pocas oportunidades de cambiar el rumbo político. Los políticos europeos deben encontrar una forma para que la UE sea más democrática.

¿Tiene futuro el estado de bienestar?

El estado de bienestar que tienen en España y en Europa está mucho más avanzado del que hay en EE UU. Espero que sí lo tenga y que se expanda. De hecho, creo que una de las razones de que la esperanza de vida esté cayendo en EE UU es que no tenemos un sistema de bienestar como el que existe en Europa. No creo que ese modelo desaparezca.

Se debate mucho sobre su sostenibilidad, especialmente con el pago de las pensiones.

Angus Deaton: “El estado del
bienestar debe expandirse”

Si hacemos los cálculos, no creo que sea un problema enorme. Es cierto que la gente va a tener que pagarlo: los más mayores tendrán que jubilarse antes más tarde o habrá que subir los impuestos, pero EE UU tiene un problema con su sistema sanitario. Una población que envejece necesita recurrir más a la sanidad, y eso conduce a gastar más recursos.

¿La revolución digital será un factor de equidad o de desigualdad?

Da una oportunidad importante a los países pobres de ponerse al nivel de los demás. Pero nadie sabe cuáles serán los efectos que se derivarán de todos los avances. Unos dicen que los robots quitarán los empleos, otros que no. Sí se avecinan muchos cambios, y hacemos bien en preocuparnos.

¿Por dónde pasa el progreso futuro?

Creo que los avances en salud no tienen límites. La esperanza de vida puede seguir creciendo, podemos seguir reduciendo la desigualdad, y enriquecernos. Creo que enriquecerse es algo bueno, no le veo el problema. Mucha de la indignación actual viene porque no existe una sensación de progreso, que la gente vive peor que sus padres. Incluso antes de la recesión, con un crecimiento económico moderado. La desigualdad es mucho más peligrosa cuando no hay crecimiento.

Usted no cree en la ayuda al desarrollo...

Estoy a favor de la transferencia de conocimiento. Las ayudas llegan a ser gran parte de los recursos de muchos países, y eso destruye vínculos con su población. Podemos transmitir ayuda con conocimiento útil.

“Una mujer con ayuda para su proyecto es invencible”

La reina Letizia, junto al presidente del grupo BBVA, Francisco González; Irene Garrido, secretaria de Estado de Economía; y Javier Flores, director general de la Fundación BBVA Microfinanzas.
La reina Letizia, junto al presidente del grupo BBVA, Francisco González; Irene Garrido, secretaria de Estado de Economía; y Javier Flores, director general de la Fundación BBVA Microfinanzas.

La Reina Letizia acudió ayer al evento de celebración del décimo aniversario de la Fundación BBVA Microfinanzas, una iniciativa con la que la entidad trabaja para la inclusión financiera de territorios desfavorecidos en América Latina, donde el 40% de la población está excluida de acceso a financiación. “Este es el salto que marca la diferencia en la realidad económica y social de un país”, afirmó, poniendo especial énfasis en la necesidad de empoderar a la mujer y propiciar su independencia económica. “La mujer que recibe ayuda para poner en marcha su proyecto es invencible, se siente reforzada y se convierte en el centro del progreso familiar”.

Por su parte, el presidente de BBVA, Francisco González, recalcó que la inclusión financiera “sigue siendo una tarea pendiente. Las microfinanzas surgieron para dar respuesta a este problema, pero aún queda mucho por hacer. La democratización financiera todavía no se ha logrado en tanto que todavía hay 2.000 millones de personas excluidas del sistema financiero”. González subrayó el papel que la Fundación BBVA Microfinanzas ha tenido en sus diez años de existencia. Durante ese tiempo, ha trabajado con cerca de dos millones de clientes, a los que ha proporcionado 8.200 millones de dólares en créditos productivos. Según datos de la fundación, el 77% de esas persoas estaban en situación de vulnerabilidad, y el 38% de los que llegan en situación de pobreza la abandonan tras dos años. .

Normas