Círculo de Economía

Rajoy compara el referéndum de independencia en Cataluña con el ‘brexit’

Avisa de la posible pérdida de la Agencia Europea del Medicamento

Vaticina "terribles consecuencias económicas" tras la secesión

El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ha alertado este sábado ante la plana mayor de los empresarios catalanes reunidos en Sitges la vinculación del proceso soberanista y la salida del Reino Unido de la Unión Europa. En una semana en la que se ha recrudecido las relaciones con la Generalitat (que ha rechado acudir al Congreso a debatir la propuesta de referéndum), Rajoy ha puesto el acento en las "terribles consecuencias" económicas que tendría la culminación del proceso de secesión para Cataluña, así como las tendrá el brexit para los británicos. Entre ellas, la pérdida de la nominación de Barcelona para acoger la Agencia Europea del Medicamento.

"No quiero y no puedo autorizar un referéndum en Cataluña", ha asegurado y ha recordado, que el desarrollado en junio en el Reino Unido, sí fue plenamente legal. Con respecto a las peticiones de los partidos soberanistas, ha criticado que solo se le permita dialogar sobre "cuestiones menores" y no la esencia de la consulta en sí. Ha recordado que el derecho de autodeterminación no está recogido en la Constitución Española y que es una cuestión sobre la que se debe pronunciar toda la sociedad. Todo ello ante el presidente del Círculo de Economistas, Juan José Brugera, que ha repetido la petición de diálogo y de solucionar el conflicto por la política que ya le hizo el jueves al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Rajoy ha sido también contundente con respecto al estatus europeo de una Cataluña independiente: "Se irían de Europa digan lo que digan". Así ha recordado cómo en el caso británico los políticos por-brexit tuvieron que rectificar sobre las consecuencias de la decisión y cómo ahora se debate sobre aspectos como la devolución de las ayudas europeas.

En la línea de lo que ya había vaticinado el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la apertura de estas jornadas, Rajoy ha previsto un empeoramiento del PIB catalán del 30%, así como la pérdida de las ayudas comunitarias. Y también se ha cuestionado "cómo se puede poner una decisión tan importante en manos de la CUP" y ha alertado de "los altos grados de radicalidad" a los que ha llegado el proceso.

Preguntado por el público sobre la posibilidad de que la aplicación del cupo vasco en Cataluña pueda servir para solucionar la situación actual, Rajoy ha recordado que tanto ese estatus del País Vasco y Navarra estuvo consensuado en la redacción de la constitución como la formación de todas las Autonomías. Ha reclamado en ese sentido que "las reglas del juego deben ser respetadas".

El presidente del Gobierno ha calificado además el proceso de independencia como "contra el mundo". Y ha recordado los intentos presentes en Europa de caminar hacia más unificación. Sobre este asunto, ha asegurado que defenderá en Europa dar pasos en pos de una unión bancaria (fundamentalmente en cuanto al fondo de depósitos), así como hacia desarrollar un presupuesto europeo "de verdad", un ministro de Hacienda, un Tesoro y la emisión de eurobonos. Sin embargo, y en relación a la Europa a dos velocidades ya mencionada por Bruguera, ha considerado que "no se puede obligar a nadie", siempre que los países más integrados cumplan una serie de estándares similares a los de la introducción del euro.

Normas