El libro abandona la resistencia y pasa a la ofensiva

Los editores han aguantado el pulso a la crisis y la venta se recupera

Excepto los ‘bestsellers’, las tiradas son más cortas, la media es de 2.800 ejemplares

feria del libro
El libro en papel resiste al envite digital. Getty Images

El libro en papel ha aguantado el pulso durante los últimos años a la crisis, a la digitalización y a un público cada vez más segmentado y difícil de acceder. Y ahora, parece incluso remontar y tomar la delantera. Todo gracias a una adaptación a los nuevos tiempos y a una adecuación a una forma diferente de consumir y a unos lectores cada vez más exigentes y especializados. “El sector del libro se está estabilizando con respecto a años anteriores en los que la caída fue muy fuerte, también se está recuperando el consumo en España y eso incide en el libro”, señala Núria Cabuti, consejera delegada de la editorial Penguin Random House, que destaca el crecimiento en España del área digital y del género de novelas.

Durante 2015, ya que las cifras de 2016 aún no se conocen, se editaron un total de 80.181 títulos, un 2% más que el año anterior, lo que se traduce en cerca de 225 millones de ejemplares en España. Un aumento que contrasta con el descenso de números impresos, que disminuyeron en un 0,6% respecto a 2014. “Hay más títulos, pero con unas tiradas mucho más cortas que antes. Hoy la media es discreta, de 2.810 ejemplares por libro, con unos que superan con creces estas cifras y otros con números mucho más modestos”, explica el gerente editorial de literatura infantil y juvenil del Grupo SM, Gabriel Brandariz. Este cambio viene aupado por la nueva forma en la que los lectores consumen, “y porque cada vez se tarda menos tiempo en imprimir un libro”. Así, las editoriales tienden a adaptar la producción a la demanda de los lectores, “para evitar que las obras se queden en stock”, resume Brandariz.

Las cifras que aporta la Federación de Gremios de Editores de España sostienen este cambio de rumbo. De los 226.590 libros editados en 2014, 73.000 se quedaron en el almacén; mientras que de los 225.200 impresos en 2015, fueron 69.500 los que terminaron cogiendo polvo. “Sigue estando lejos el día en el que el consumidor se imprima el libro que desea directamente en la librería. Hasta entonces, esta tendencia es la que va adquiriendo peso”, apunta Brandariz. Pero junto a una adaptación cada vez más exhaustiva al mercado, la especialización se está convirtiendo en otra de las bazas del sector.

“El del libro es un mercado cada vez más segmentado”, narra el nuevo director de la Feria del Libro de Madrid, Manuel Gil Espín. Para muestra, de las 116 librerías participantes en esta edición de la feria, 63 son especializadas, en feminismo, historia, novela de ficción... Además, “tenemos que dar entrada cada vez a más sellos editoriales. En esta edición contamos con 367 casetas, 460 expositores y 700 sellos”, continúa Gil. Todos estos datos desembocan, como no podía ser de otra forma, en un cambio de tendencia en lo que se refiere a las cifras de facturación. Aunque lejos quedan los más de 3.000 millones de euros que suponían las ventas en el mercado interior en 2008, los números superan los 2.257 millones en 2015, 62 millones más que en 2014 y 76 millones más que en el anterior ejercicio.

De las 116 librerías de la Feria, 63 son especializadas

Manuel Gil Espín, director de la Feria del Libro

Este cambio de aires también se percibe en lo que respecta al mercado exterior. En 2015, las exportaciones sumaron 552.366 euros, frente a los 526.482 de 2013 y 541.765 euros de 2014. A estos datos hay que añadirle, además, el aumento del precio medio de los ejemplares, “un factor muy importante”, en palabras del portavoz de SM. Si en 2013 y 2014 el precio era de 14,18 y 14,29 euros, la cifra ha ascendido a 14,29 euros en el último periodo. Y aunque todas estos datos hacen referencia al sector en general, el 96%, hace referencia al libro en papel, un formato que, en opinión de Manuel Gil “sigue siendo el soporte rey, sin ningún tipo de duda”. El libro electrónico, al que muchos auguraron hace años un futuro próximo prometedor, sigue sin arrancar. “Se estima que en lengua española estos modelos representen un total de 25 millones de euros”, dice Brandariz, sin dejar de recordar que la situación es incompleta, “ya que cerca del 70% de los lectores reconoce descargarse el contenido de forma gratuita en internet”.

Entre los retos a los que se enfrenta el sector, señala la consejera delegada de Penguin Random House, se encuentra el de encontrar buenas historias que atraigan a los lectores. “Existen muchos medios de entretenimiento y tenemos que saber cómo comunicarnos con el lector, y el marketing online nos facilita ese acercamiento”, afirma Núria Cabuti, quien cree que la creatividad hoy día vive un momento de esplendor, en el sentido en el que cada vez hay más propuestas internacionales y nacionales que pueden ser interesantes.

Un reto del sector es encontrar buenas historias que atraigan al lector

Núria Cabuti, consejera delegada de Penguin Random House

En cuanto a la competencia entre los dos grandes grupos editoriales que existen en España, Planeta y Penguin Random House, y las pequeñas editoriales, Luis Solano, editor de Libros del Asteroide, afirma que es posible gestionar un pequeño sello y ser rentable. “Los grandes grupos buscan más el bestseller de un solo libro, y vuelcan sus esfuerzos en determinados proyectos que les son mucho más rentables que otros más pequeños, que quedan al margen”. De esta manera, las pequeñas editoriales, prosigue, añaden el valor cultural como rentabilidad, lo que además les permite especializarse. “En una pequeña editorial un libro es rentable cuando tiene una media de venta de 2.000 ejemplares, esta cantidad hace que un gran grupo no apueste por él”, afirma Solano, quien asegura que las editoriales son rentables, “pero no son un buen negocio”. En cuanto al futuro del papel, vaticina que tiene una larga vida por delante, “ya que el libro electrónico está parado”.

Los Reyes, el pasado viernes, junto al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, país invitado en la 76 edición de la Feria del Libro.
Los Reyes, el pasado viernes, junto al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, país invitado en la 76 edición de la Feria del Libro. EFE

Normas