Una ‘prima Macron’ para Orange y otras telecos francesas

El presidente pretende vender la participación del Estado en la empresa naranja

La fusión con Bouygues sería más fácil, y SFR e Iliad también se beneficiarían

telecomunicaciones
Logotipos de Bouygues, SFR y Orange, en una tienda de telefonía móvil de París (Francia).

Las telecos francesas merecen una prima Emmanuel Macron. El nuevo presidente ha señalado que podría vender parte de las participaciones corporativas del Gobierno. Si eso incluye una participación del 23% en Orange, sus rivales Bouygues, SFR e Iliad podrían aprovecharse también de una nueva oleada de operaciones corporativas.

Macron es un improbable salvador de las fusiones de las telecos francesas, dado el papel del entonces ministro de Economía en el fracaso del acuerdo de 2016 entre Bouygues y Orange, que habría hecho del conglomerado de Martin Bouygues el segundo mayor accionista de Orange después del Estado. A Bouygues no le satisfacía la petición de Macron de limitar su participación durante siete años.

Ahora, las cosas parecen diferentes. Durante la campaña, Macron comparó la participación delEstado en Orange con las de compañías nucleares y de defensa, y dijo que la participación en la teleco podría “evolucionar”. Se ha comprometido a recaudar 10.000 millones para impulsar la industria y la innovación, en parte vendiendo activos, y las participaciones en energéticas como EDF y Areva son, sin duda, más estratégicamente importantes que Orange. Una liquidación masiva movilizaría los mercados y haría difícil conseguir un buen precio, pero deshacerse gradualmente de la mitad de los activos al precio del martes podría levantar casi 5.000 millones.

Si Orange puede utilizar su patrimonio con más libertad, las fusiones podrían volver a estar sobre la mesa, lo que podría traer dos ventajas principales para los accionistas: sinergias de costes y una moderación de la guerra de precios de móvil provocada por la entrada de la compañía de bajo coste Iliad en 2012. Las valoraciones de las cuatro grandes del sector se desplomaron al fracasar las negociaciones Orange-Bouygues, y han perdido 10.000 millones de valor desde hace un año, cuando cotizaban conuna prima del 42% respecto al CAC40.

Un acuerdo Orange-Bouygues tendría que ser aprobado por los reguladores, pero las promesas de invertir más en redes de fibra completas o de liberar activos pueden ayudar a aliviar las preocupaciones. No solo Orange se beneficiaría de una liquidación estatal.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.


Normas
Entra en El País para participar