Las escuelas de negocios digitales forman a los profesionales del siglo XXI

Les ayudan a adaptarse al mundo de las tecnologías de la información y comunicación

Antes se buscaban ‘community managers’; ahora, expertos en datos y posicionamiento

Instalaciones de ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), en su sede de Madrid. El centro también está presente en Barcelona, Ciudad de México, Boston y Silicon Valley.
Instalaciones de ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), en su sede de Madrid. El centro también está presente en Barcelona, Ciudad de México, Boston y Silicon Valley.

Mientras lee estas líneas, surge un nuevo tipo de empleo digital. Y quizás también una nueva escuela de negocios digital, especializada en puestos como SEO, análisis de datos o ciberseguridad. Centros como Inesdi, ISDI y EDIT ayudan a trabajadores ya en activo, y a otros que lo serán, a adaptarse al vertiginoso mundo online y de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Por lo general, los profesores son profesionales del sector, puesto que son los que mejor conocen las últimas novedades de la disciplina en cuestión. Es el caso de Inesdi Digital Business School: “Son SEO o digital manager de empresas como Adidas, Iberia, Sanitas. Explican cómo hacer una estrategia digital o un plan de marketing con casos reales”, señala su directora académica, Ana Sánchez-Blanco.

El perfil del alumno suele ser alguien que ya está trabajando, treintañero. “Gente que estudió marketing o publicidad y tienen que digitalizarse, aunque también vienen ingenieros”, indica. Los cursos de Inesdi son presenciales en Madrid y Barcelona, seis horas a la semana, y también virtuales. Además, todas las semanas ofrecen clases abiertas online para todo el mundo, matriculado o no. Luego, los alumnos hacen un proyecto real, “que es como más aprenden”, afirman.

Predecir a partir de datos

La formación que demanda el mercado ha evolucionado. “Al principio se buscaban más expertos en marketing digital o community managers, y ahora interesa un perfil más técnico, hacia el análisis de datos o posicionamiento en buscadores. Todo deja rastro, y hay mucha información que se está desa­provechando, como de dónde viene el usuario que visita una página. La idea es predecir cuántos clientes te van a abandonar, etcétera”, cuenta Sánchez-Blanco.

Es lo que estudia la analítica de grafos: las relaciones y transacciones entre las distintas cuentas de un banco para predecir el riesgo de que un cliente se vaya a partir del dato de otro cercano que se ha ido ya. Es el ejemplo que pone Juan Corro, director académico del área de ingeniería de U-tad (Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital), que no es escuela de negocios exclusivamente.

“Hacemos formación muy técnica y muy práctica en todas las disciplinas que requiere el negocio digital: desde ingenieros a artistas, diseñadores…”, explica. Su formación permite, por ejemplo, crear webs o videojuegos, como Rolling BOB, creado en U-tad para la consola PS4. O la aplicación Mencanta, para encontrar descuentos en la compra de bolsos. “Si los proyectos de los alumnos cogen vuelo, van a una fase de emprendimiento. Es la forma más auténtica de hacerlo”, opina.

En este caso solo tienen cursos presenciales, con un coste de unos 7.000 euros el posgrado (medio año) y unos 10.000 euros el máster (un año). La escuela tiene siete años de vida y la demanda de las empresas “cada vez es mayor, también, en parte, por la recuperación económica”.

La idea de estos centros es “transformar a los profesionales del siglo XX en profesionales del siglo XXI; tienen que desaprender muchas cosas”, resume Nacho de Pinedo, consejero delegado de ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), con sedes en Madrid, Barcelona, Ciudad de México, Boston y Silicon Valley (EE UU), y con cursos presenciales, online y mixtos.

Los precios: 22.000 euros por un máster en negocios internacionales presencial, y 8.000 por su versión online, con el profesor en directo en la mayoría de las ocasiones. Entre los docentes destacan Javier Rodríguez Zapatero, presidente de la escuela y exdirector general de Google España; Steve Cadigan, exresponsable de recursos humanos de Linkedin, o Gary Briggs, director de mercado de Facebook. “Todos los años cambiamos el 40% del contenido de los cursos”, señala De Pinedo.

Los alumnos de la escuela son o bien profesionales que quieren reciclarse, o bien que ya trabajan en Internet pero quieren tener una visión más global. También hay emprendedores que están montando o quieren crear su empresa.

Presenciales y virtuales

Las escuelas también preparan cursos a medida para las empresas, que se imparten o dentro de la misma compañía o en las instalaciones de la escuela. A veces, es necesario que el curso sea online, explica Arturo de las Heras, director general del Centro de Estudios Financieros (CEF). “Especialmente en los relacionados con la actualización directiva en diversas áreas, ya que el perfil tipo del alumno de estos programas —profesionales en activo— necesita máxima flexibilidad para compaginar sus necesidades de formación con sus responsabilidades laborales. Los programas online también permiten eliminar barreras geográficas, horarias y de otro tipo, y son, por ello, los favoritos de personas que residen lejos de las grandes ciudades”, comenta. Entre los cursos más demandados en el CEF está el de e-marketing, para definir estrategias de comunicación a través de la Red.

El usuario es el protagonista

Las estrategias digitales giran cada vez más en torno al usuario. Lo afirma Clara Santaolaya, directora pedagógica y de operaciones de EDIT, escuela especializada en marketing, diseño y desarrollo web. “Cualquier disciplina que nos permita saber qué piensa nuestro usuario, qué necesidades tiene y cómo interactúa con nuestro producto se ha vuelto crucial para las marcas”.

Un máster en EDIT cuesta 2.800 euros y sus tutores trabajan en grandes agencias, como McCann, Ogilvy o Saatchi & Saatchi, o en otras más pequeñas pero “pioneras” en innovación digital, como Redbility, Socialmood, La Despensa o Pixel and Pixel.

Además de las escuelas especializadas en el sector digital, las clásicas de negocios van creando ramas específicas, como es el caso de Esnedi, salida de la Escuela de Negocios y Dirección.

Normas