Inmobiliario

Colonial se convertirá en la segunda mayor socimi de España

El consejo propone a la junta el cambio en la compañía

El grupo pretende beneficiarse del régimen fiscal de estas sociedades

El presidente de Colonial, Juan José Brueguera, y el consejero delegado, Pere Viñolas.
El presidente de Colonial, Juan José Brueguera, y el consejero delegado, Pere Viñolas.

Colonial cambia de régimen fiscal y aprovecha el régimen especial para hacer sombra Merlin Properties como segunda gran socimi del país. El consejo de administración de la empresa catalana aprobó este martes dar el visto bueno a la conversión en este tipo de sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria. La decisión debe ser corroborada ahora en la próxima junta de accionistas.

El anuncio llega tras meses de estudio de esta posibilidad. La empresa presidida por Juan José Brugera había descartado en principio la conversión ya que se podía beneficiar de la activación de créditos fiscales por pérdidas de ejercicios anteriores. Pero el cambio legal del departamento de Cristobal Montoro del año pasado, endureciendo esos créditos fiscales, ha hecho que la inmobiliaria decida ahora convertirse en socimi.

La figura de socimi tiene ventajas fiscales, como no tributar por el impuesto de sociedades a cambio de la obligatoriedad de repartir dividendos.“La conversión al régimen socimi supone un paso más en la vuelta a la normalidad,posicionándose el Grupo Colonial como socimi de oficinas, siendo las socimis vehículos de inversión ampliamente reconocidos y muy positivamente valorados por la comunidad inversora internacional”, comenta Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial.

Colonial es la segunda gran inmobiliaria patrimonialista de España. Su negocio es principalmente la gestión de oficinas prime en Madrid y Barcelona, además de en París, donde opera bajo su socimi SFL, donde cuenta con un paquete accionarial de más del 50%. La cartera de activos ronda los 8.000 millones de euros, frente a los más de 10.000 millones de Merlin. Además, la empresa, que cuenta con Pere Viñolas como consejero delegado, mantiene una posición minoritaria en la socimi rival Axiare (del 15,5% del capital).

La composición del accionariado de la inmobiliaria ha cambiado significativamente en los últimos meses. El Grupo Villar Mir llegó a posicionarse casi con alrededor del 25% del capital, pero la necesidad de recortar deuda en la constructora llevó a vender casi toda la participación, que actualmente se queda en el 4,4%. A día de hoy, Qatar Investment Authority es el principal accionista, con una porción del 13,1%. El consejo anunció este martes la renuncia de Juan Villar-Mir como consejero de la compañía.

La compañía considera ahora con este cambio que convertirse en socimi beneficiará la rentabilidad de la empresa. Si hasta ahora podía aprovechar las deudas de años anteriores en el impuesto de Sociedades, la rebaja al 25% de esos créditos desde el 75%, ha provocado que el consejo de administración apuesta por la figura de la socimi, un régimen aprobado por Montoro en 2013.

Según la empresa, la conversión al régimen de socimi supondría para el Grupo Colonial una serie de beneficios. Una reducción de la tasa impositiva efectiva al 0%; una mejora inmediata del cash flow de la compañía, lo que aportaría a su vez mayor beneficio recurrente por acción, y Un impacto positivo inmediato de 72 millones de euros en los fondos propios y beneficios consolidados de 2017 debido al retroceso de provisiones contabilizadas en 2016.

Además, la empresa tiene la posibilidad de seguir utilizando el escudo fiscal del grupo (no contabilizado en balance ni registrado en el NAV (valor neto de los activos) y que asciende a más de 1.300 millones de euros para estructurar operaciones de inversión y desinversión. También permitiría un mayor acceso a capital, pudiendo atraer inversores institucionales que únicamente adquieren acciones de compañías en régimen de socimi, según un comunicado de la empresa

El acogimiento al régimen de socimi no supondría ningún cambio en la estrategia corporativa del grupo ni en el plan de negocio, informa la inmobiliaria. En caso de aprobarse, el nuevo régimen se aplicaría con efectos retroactivos a partir del 1 de enero 2017.

Normas