Vips abrirá 80 locales este año y prepara su expansión a Portugal para 2018

La compañía mejora un 5% sus ventas, hasta rozar los 400 millones

Reduce su beneficio por la ausencia de extraordinarios

grupo vips
Entrada a un restaurante de Vips, en Madrid.

El Grupo Vips vivirá en 2017 su último año de la reestructuración que acometió la compañía tras sufrir durante los años de crisis una caída importante en su negocio. Así lo ha explicado Enrique Francia, consejero delegado de la empresa. "Estamos preparados para ver un crecimiento importante a partir de 2018", ha asegurado el directivo.

Tras haber tenido que cerrar un importante número de tiendas en los años previos, la empresa confía en completar el 70% de la renovación de Vips y Ginos, sus dos principales cadenas y, además, abrir 80 restaurantes nuevos durante este año, especialmente fuera de Madrid, su principal mercado. Para ello, invertirá 40 millones de euros, el doble que el año pasado. El año pasado fue el primero con crecimiento en número de tiendas.

Entre los planes de la empresa está también la expansión en Portugal, donde ya estaba presente únicamente con Starbucks, marca que gestiona en la Península. Francia ha asegurado que será a final de 2017 o principio de 2018 cuando comience a abrir otras cadenas como Vips, Ginos, Friday's o Wagamama, la última marca que ha incorporado. Respecto a otros mercados, el directivo señaló que "hay vocación pero todavía no hay planes fijos".

La compañía cerró el pasado ejercicio con una facturación de 396 millones de euros, un 5% más que en el anterior curso. Supone encadenar su segundo año consecutivo de crecimiento, si bien, todavía se sitúa por debajo de los 450 millones que llegó a facturar antes de estallar la crisis econónica. Francia celebró que el crecimiento es superior al del sector, que fue del 1,9%.

El grupo terminó el año con un resultado positivo de 100.000 euros, frente a los 1,5 millones del año anterior. La compañía explicó que se produjo por la ausencia de los extraordinarios que si tuvo el pasado año por la venta de Iroco y El Bodegón, que le proporcionaron 2,3 millones. El ebitda creció un 13%, hasta los 26 millones, y el ebit un 31%, hasta los 11,2 millones.

La empresa, que el año pasado dio entrada en el capital al fondo Proa Capital tras la salida de Goldman Sachs, ha reducido su deuda financiera, hasta los 27 millones, lo que supone un apalancamiento de 1,03 veces el ebitda. Con ello, Francia ha señalado que la estructura financiera del grupo permite preparar el crecimiento futuro de la compañía. A partir de 2018 o 2019, el consejero delegado abre la puerta a hacer adquisiciones y abrir nuevas cadenas.

Normas