Guerra total entre la CNMC y Telefónica: deberá compensar a sus rivales por el fútbol

Por el sobrecoste en el alquiler de sus canales de fútbol

La devolución a Vodafone, Telecable y Total Channel ronda los 25 millones

Lionel Messi
Lionel Messi, durante el último partido de Liga entre el FC Barcelona y el Villarreal.

Nuevo capítulo en la guerra entre la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y Telefónica. En un comunicado, la autoridad reguladora señala que ha resuelto que la operadora deberá compensar a algunos de sus competidores, en concreto, a Vodafone, Telecable y Total por desajustes en los importes que han pagado en concepto de coste mínimo garantizado por la distribución mayorista de los canales de fútbol Canal+ Liga y Canal+ Partidazo en la temporada 2015/2016. Las devoluciones por parte de Telefónica podrían rondar los 25 millones de euros, con Vodafone como principal afectado, según señalan fuentes del sector..

La CNMC ha dictado esta resolución como parte de la vigilancia que lleva a cabo para comprobar si Telefónica está cumpliendo con los compromisos que tiene impuestos a raíz de su adquisición de la plataforma de televisión de pago DTS, matriz de la antigua Canal+, en el año 2015

El regulador indica que, también fruto de este análisis, ha resuelto que Telefónica podrá reclamar a Orange y Open Cable, al haberles cobrado de menos por el coste mínimo garantizado de Canal+ Liga y Canal+ Partidazo en la temporada 2015/2016, conforme a los criterios de los compromisos de la citada operación de concentración.

En su comunicado, la CNMC recuerda que autorizó la operación de concentración de Telefónica y DTS pero condicionada a que la teleco cumpliera determinados compromisos relativos al mercado de la televisión de pago, la comercialización mayorista de contenidos y de canales, y al acceso a su red de internet. En el caso de los canales de pago, Telefónica debe contar con una oferta mayorista para que sus competidores puedan acceder a sus canales de televisión de pago con contenidos Premium (películas de estreno, competiciones deportivas nacionales e internacionales, etc.), para comercializarlos mediante sus propias plataformas de televisión de pago.

Para calcular el precio de esa oferta (mayorista), Telefónica tiene en cuenta varios elementos. Uno de ellos es el llamado coste mínimo garantizado, un coste fijo que deben pagar todos los operadores y con el que se cubre el riesgo que asume Telefónica al adquirir derechos de emisión exclusiva en España de Fútbol, Fórmula 1 o Moto GP, además de otros costes de producción de los eventos deportivos.

“Una vez analizados los diferentes datos remitidos por Telefónica y el resto de los operadores, la CNMC ha determinado que la compañía deberá realizar determinados ajustes sobre su actuación al determinar el coste mínimo garantizado asignado a cada operador que adquirió los canales de fútbol de su oferta mayorista en la temporada 2015/2016”, señala la autoridad reguladora, que añade que “Telefónica deberá compensar inmediatamente a los operadores a los que hubiese cobrado de más por dicho concepto”.

El litigio, en cualquier caso, está abierto. Telefónica tiene previsto esta resolución de la CNMC ante la Audiencia Nacional por considerarla “no ajustada a derecho”. La operadora, igualmente, va a solicitar su “inmediata suspensión cautelar”.

Lo cierto es que la CNMC y Telefónica han vivido un principio de año cargado de tensiones. Hace pocos días, el regulador sancionó con tres millones de euros a la teleco por el incumplimiento de las resoluciones de revisión de la Oferta de Referencia de Líneas Alquiladas Terminales de Telefónica (ORLA).

En marzo pasado, la CNMC había sancionado con tres millones de euros a Telefónica por tramitar con retraso las averías de sus rivales durante la huelga de técnicos instaladores durante la primavera 2015. Con anterioridad, a principios de enero, la autoridad reguladora impuso una multa a Telefónica de cinco millones por una infracción muy grave al no responsabilizarse en gran medida de las averías en las líneas de los clientes de otros operadores que le alquilaban la red. Según la CNMC, se consideraban los trabajos solicitados por otros competidores como una falsa avería, aplicando penalizaciones mayoristas por esas gestiones (26,12 euros por línea).

Normas
Entra en El País para participar