La banca nacionalizada

BMN se niega a dar voz a sus accionistas minoritarios en la fusión con Bankia

La plataforma de Pinnae reclama participar el proceso de integración

Suma el 4,73% del capital tras sumar decenas de particulares

Oficina de BMN.
Oficina de BMN.

Recta final hacia el inicio del proceso de fusión entre las entidades públicas Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN). Esta última ha celebrado este viernes la que se prevé que sea su última junta general de accionistas antes de votar su integración en la otra gran firma nacionalizada.

Se espera que la decisión sea respaldada en una junta extraordinaria a finales del próximo junio, una vez que la comisión constituida para analizar el proceso de fusión llegue a un acuerdo con la que ha formado Bankia.

Del transcurso de la junta de este viernes se deriva que el proceso estará conducido exclusivamente por la cúpula de BMN, sin contar con los accionistas minoritarios pese a que estos se han organizado para reclamar voz en la fusión.

El accionariado de BMN lo componen el FROB, con el 65% del capital, así como las cajas que constituyeron la firma (Caja Murcia, Caja Granada y la balear Sa Nostra), fundamentalmente, así como la Fundación Pinnae (4,34%), de la antigua Caja Penedés (que fue vendida a Sabadell tras la formación de BMN) y algunos accionistas minoritarios. Estos últimos son algunos centenares de particulares que quedaron atrapados con instrumentos de deuda que les fueron canjeados por acciones.

Pinnae, que ha impulsado una plataforma junto con cinco decenas de estos accionistas minoritarios sumando ya el 4,73% del capital y con la aspiración de lograr el 5%, ha reivindicado en la junta de hoy que se les haga partícipe del proceso de fusión.

BMN, sin embargo, ha rechazado sus aspiraciones argumentando que no se les dará entrada en el consejo, pues este está formado por independientes y consejeros de las entidades con negocio bancario en BMN (lo que excluye a Penedés, y por tanto a Pinnae).

Tampoco les permitirá participar en la comisión de seguimiento del proceso de fusión con Bankia bajo la premisa de que esta la conforman únicamente consejeros independientes, con lo que aunque se les diera entrada en el consejo, los miembros de la plataforma no podrían tener un rol directo en la comisión.

La postura de BMN

Un portavoz de BMN Desde la entidad defienden que la ley de sociedades de capital impide que Pinnae entre en una comisión conformada por consejeros independientes que “van a velar por los intereses de todos los accionistas”.

En cuanto al consejo, la postura de la entidad es que no corresponde tener consejeros dominicales de regiones donde ya no hay red de negocio, como es el caso de Cataluña tras la venta de Penedés a Sabadell. Desde BMN aducen, eso sí, que mantendrán el contacto con las plataforma.

Preguntados por los accionsitas durante la junta, desde el banco han defendido que la fusión es la mejor salida para BMN y sus accionistas, pues la venta a un tercero no garantizaría las sinergias que tiene la operación con Bankia.

La reclamación de los minoritarios

“El banco encara la fusión con Bankia, es el momento más importante de toda su historia”, expone a este diario Jordi Solé Tuyá, representante de Pinnae, tras su participación en la junta en la que ha devendido que si se incorpora a los minoritarios a la comisión de seguimiento “podremos aportar transparencia, autonomía y garantías en todo el proceso”.

Pese a la negativa, Solé asevera que la plataforma seguirá tratando de captar más accionistas minoritarios, remitiéndoles cartas y a través de su blog www.minoritariosbmn.com, con el objetivo de que este colectivo pueda incidir en la fijación del precio de la operación que marcará el valor de su actual participación en BMN cuando esta pase a ser parte de Bankia.

“No estamos en contra de la fusión”, asevera Solé, defendiendo que el proceso permitirá a los accionistas minoritarios recuperar liquidez por su inversión tras años atrapados en el capital de BMN.

Críticas a la gestión

El representante de la fundación aclara que la pretensión de Pinnae no es nueva, sino que lleva año y medio reclamando a BMN un “acercamiento a la gestión” que permita defender sus intereses.

Pinnae critica que la gestión de la entidad, que perdió 39 millones de euros en 2016, ha dejado sin recursos a una fundación que ayuda a 25.000 personas en riesgo de exclusión social y que hay decisiones empresariales con las que no comulgan.

Aunque no se cita, uno de las medidas que ha marcado los resultados de BMN es su decisión de devolver todo lo cobrado por cláusulas suelo a su clientela, decisión que solo ha tomado la también nacionalizada Bankia, mientras que el resto de entidades, en mayor o menor medida, pugnan por estudiar caso a caso y pagar solo cuando no quede otro remedio.

Normas