Sublime Comporta, un hotel ecochic en la zona más exclusiva de Portugal

A una hora de Lisboa, se trata de una reserva natural protegida en el Alentejo

Es uno de los 52 lugares que hay que visitar en 2017, según ‘The New York Times’

Sublime Comporta
Vista de una de las villas de Sublime Comporta.

Es uno de los destinos más exclusivos de Europa, y el más chic de Portugal. No en vano, The New York Times ha elegido Comporta como uno de los 52 lugares para visitar en 2017. Entre las razones que alega el diario estadounidense sobre esta reserva natural protegida y una sencilla aldea de pescadores, rodeada de arrozales, se encuentra el estilo elegante y hippie de los ilustres visitantes y propietarios de extensiones de terrenos y viviendas que conviven de manera natural con los sencillos habitantes de la zona. Es frecuente encontrarse con diseñadores, como Philippe Starck, el zapatero Christian Louboutin o la actriz británica Kristin Scott-Thomas.

Comporta se encuentra a una hora en coche hacia el sur desde Lisboa, en la localidad de Alcácer do Sal, en la región del Alentejo.Testigo de ello es el azul intenso y el agua brava del Océano Atlántico, al lado del río Sado. La vida en este lugar es lenta, se detiene, hay silencio, el ambiente es ecochic, muy bon vivant. Los chiringuitos de playa, hay más de 60 kilómetros con dunas de arena blanca, sirven el pescado fresco, a un precio razonable. Otro de los atractivos de la zona es su escasa oferta hotelera de corte masivo.

El gran hotel de la zona se llama Sublime Comporta, ubicado en una magnífica finca de 17 hectáreas, rodeado arboledas de pinos y alcornoques y olivos, ofrece una combinación de tranquilidad y sencillez, a la vez que transmite la filosofía del más es menos. Se trata de un complejo con habitaciones y villas, que se extienden a lo largo de varios edificios, lo que añaden exclusividad e intimidad al visitante. El hotel incluye 14 habitaciones y suites, incluyendo varias villas de estilo cabaña con dos, tres y cinco dormitorios. Los precios de las habitaciones, dependiendo de la temporada, a partir de 200 euros.

Una de las piezas estrella es la Suite Cabaña, con 110 metros cuadrados repartidos en un dormitorio, sala de estar con una cocina totalmente equipada, baño de visitas, chimenea, piscina privada y cubierta.

Otro de los atractivos, además del spa, donde ofrecen todo tipo de tratamientos con productos orgánicos de la marca The Organic Pharmacy, es su restaurante Sem Porta, que asemeja en su decoración un antiguo granero de arroz, y donde sirven una cocina de temporada y local, elaborada íntegramente, y a la vista del comensal, en los fogones del hotel.

 

Normas