Resultados

Sabadell enfila 2017 como “año de transición” para crecer sin compras y retribuir al accionista

Da por digerida su carga de ladrillo asumiendo que para los 9.000 millones que le restan solo necesita una buena gestión

Toma 2017 como “año de transición” para culminar la integración de TSB

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola.
El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola. EFE

“2017 es lo que llamamos año de transición, el foco es el crecimiento orgánico”, ha expuesto este viernes el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, apuntando a que la gran prioridad del ejercicio es culminar la integración informática de su nueva filial británica, el banco TSB.

De momento, la entidad sigue contando con el soporte que ofrece el competidor Lloyds, con un coste de 100 millones de libras anuales, que Sabadell espera ahorrarse a partir del próximo año una vez que TSB funcione con los sistemas de Sabadell.

A partir de ahí, Guardiola ha descartado que la entidad tenga otras operaciones corporativas en mente y ha rechazado comentar “futuribles” o hipótesis de “ciencia ficción” sobre el futuro de Popular u otras potenciales compras.

“Banco Sabadell es un banco muy fuerte que ha hecho buen trabajo en la crisis, ha salido fuerte, reforzado y tiene una enorme capacidad de crecimiento orgánico. Y es lo que estamos ejecutando”, ha remachado, asumiendo que la revalorización de las acciones en los últimos meses se debe a que el mercado ha entendido el valor intrínsenco de la entidad.

Banco Sabadell ha ganado 216 millones de euros en el primer trimestre del año, un 14,3% menos (ganaría 203 millones, un 7,1% más, sin el lastre de la factura de TSB), y las previsiones de su cúpula son generar 800 millones de resultado positivo en el conjunto del año frente a los 700 del pasado.

Estas cifras no tienen en cuenta, sin embargo, las plusvalías de unos 447 millones que generará la reciente venta de su filial United Bank y que desde la entidad aseveran que no se utilizarán para operaciones corporativas.

Queda por ver qué se hace con ellas pero Sabadell tiene en mente mejorar la retribución del accionista y planea emitir preferentes para cubrir la cuota de capital exigido de menor capital que hoy día cubre con activos de máxima solvencia, lo que le permitirá mejorar sus rendimiento.

La carga inmobiliaria
“¿La digestión del ladrillo? Si le pones la siesta que va después de la digestión, nosotros estamos ya saliendo de la siesta. En el momento en que tienes el ladrillo provisionado, ya solo es cuestión de gestión”, ha sostenido este viernes el responsable financiero de Sabadell, Tomás Varela.

“Ahora tenemos negocio inmobiliario digerido”, ha proseguido, relatando que ahora la clave es seguir reduciendo la cartera de activos dudosos con la maquinaria engrasada para ser capaces de seguir absorbiendo y gestionando los nuevos activos problemáticos que lleguen al banco.
De momento, la entidad aún carga 8.968 millones de euros en activos inmobiliarios adjudicados y con 9.143 millones de euros en activos dudosos, lo que suma una cartera problemática de 18.112 millones de euros.

Varela ha recordado que el objetivo de la entidad es rebajar el ratio de mora del 3% para 2020 (actualmente se sitúa en el 5,86%) y reducir la cartera de adjudicados a la mitad para entonces.

Cláusulas suelo y reforma hipotecaria

Guardiola ha defendido la legitimidad de las cláusulas suelo de Banco Sabadell y ha celebrado que los tribunales hayan comenzado a reconocer la validez de las condiciones hipotecarias que fueron comercializadas con transparencia, como pasó con una cláusula suelo de Caja Teruel que la entidad demostró que había negociado individualmente con el cliente.

A partir de ahí, Guardiola ha aseverado que la vía extrajudicial de reclamaciones aprobada por el Gobierno será aprovechada para compensar a aquellos clientes afectados por las excepciones a la norma, aunque ha rehusado cuantificar el número de solicitudes o de beneficiarios.

En cuanto a la reforma hipotecaria, el consejero delegado de la entidad ha expuesto que “seguro que ha habido malas prácticas” en el sector y que España debe adoptar la legislación europea pero que se deben preservar las fortalezas que ha demostrado el país con mayor volumen de propietarios de vivienda, ha recalcado.

En todo caso, Guardiola se ha mostrado partidario de que las recomendaciones que hace el Banco de España en respuesta a las reclamaciones de los clientes sean consideradas como obligatorias para mejorar la confianza en el sistema y ha asegurado que Sabadell tiene por norma cumplir con ellas.

Normas