autónomos

La desaparición de autónomos se multiplica por dos respecto a 2016

En el primer trimestre de 2016 esta caída fue de 10.900 personas. Entre enero y marzo de 2017 se han perdido el doble de autónomos

Durante el primer trimestre del año se ha duplicado el número de autónomos que han dejado de formar parte del RETA, según la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA). En concreto, entre enero y marzo el colectivo se redujo en 23.800 personas. Por el contrario, en el primer trimestre de 2016 esta caída fue de 10.900 personas.

A juicio de esta organización, los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año 2017 son muy negativos para el trabajo autónomo o independiente. De hecho, hacen hincapié en que la caída fue especialmente importante en el grupo de los autónomos sin asalariados o independientes, que bajaron en 45.800, a pesar de que sí se produjo una recuperación entre los empleadores o empresarios autónomos, que suben en 22.900.

Para UPTA los datos demuestran que los autónomos sin asalariados siguen configurando un colectivo al que difícilmente le llegan las mejoras macroeconómicas, lo que le convierte en el actor más débil y afectado por la crisis de entre todos los sectores laborales.

A su vez, desde esta organización señalan que datos de la EPA son “más negativos” que los que se pueden deducir a través de los registros de la Seguridad Social en el mismo periodo. Así, las diferencias provienen de que un número importante de autónomos, aunque siguen pagando las cuotas de seguridad social, no tienen una actividad efectiva o esta está bajo mínimos.

Esta peculiar situación se produce en los tramos de mayor edad, sector que sigue difícilmente cotizando para mantener sus derechos de jubilación, pero que ya ha tirado la toalla en su actividad económica. Por esta razón, desde UPTA recuerdan que es más que urgente poner en marcha los planes ordenados de relevo generacional, en lugar de potenciar medidas regeneradoras del tejido económico y ofrezcan trabajo autónomo a los jóvenes.

Normas
Entra en EL PAÍS