El muro de Trump desvía a los turistas latinos de Nueva York a Madrid

Crece el interés en la región por vuelos a destinos europeos como alternativa a EEUU

El alza del dólar y la bajada de los billetes aéreos, entre las causas

Palacio de Cristal del Retiro Ampliar foto

La política migratoria de Donald Trump, basada en las deportaciones y el muro, está teniendo su efecto en los turistas latinoamericanos que hacen viajes de larga distancia: este año, prefieren pasar sus vacaciones en Europa antes que en Estados Unidos.

Trabber, comparador de vuelos con sede en Barcelona, analizó las búsquedas realizadas por sus usuarios latinoamericanos en el primer trimestre del año. La empresa, que tiene versiones locales de su web en 11 países de la región, detectó que el interés por viajar a Europa crece en todos ellos en detrimento de EEUU.

El contraste es más notorio entre los mexicanos, cuyas búsquedas de vuelos a Europa han subido un 9% de un año a otro, mientras que las de aviones a EE UU se han reducido un 38%.

La diferencia también es marcada entre peruanos y panameños. En el primer caso, las búsquedas de billetes a París o Roma se han incrementado un 16%, en tanto que a Nueva York o Miami han disminuido un 6%. En el segundo, Europa repunta un 17% y EEUU baja un 5%.

En el resto de países analizados, ambos destinos crecen, pero con tasas hasta cinco veces más altas para Europa, como es el caso de Brasil: 26% versus 4%.

A poco de iniciar su mandato, Trump ordenó a sus embajadas que sean más rigurosas al examinar las solicitudes de visa y endureció ciertos requisitos del trámite. El plazo para renovar una visa sin necesidad de entrevista consular, por ejemplo, se redujo de 48 a 12 meses desde su vencimiento.

Las cifras

9% aumentan las búsquedas de vuelos a Europa por parte de viajeros mexicanos. En contraste, las de aviones a EEUU caen 38%.

400 millones de euros gastaron el año pasado los turistas latinos en compras tax free en nuestro país, el 18% del total.

1,4 millones de turistas llegaron a España en 2016 procedentes de los cinco grandes mercados emisores de la región: Argentina, Brasil, México, Chile y Venezuela, según el INE.

Si bien no hay noticias de que estas medidas se hayan traducido en una caída del número de permisos otorgados (incluso han aumentado en el caso de Argentina), el mensaje de hostilidad que transmiten ha terminado calando entre los viajeros. “Lo último que quiere un turista es tener problemas a la hora de entrar al país de destino”, dice Óscar Frías, principal ejecutivo de Trabber.

Bruselas, en cambio, ha eximido de visa a los turistas colombianos y peruanos, beneficio que España ha pedido extender a Ecuador.

El análisis de Trabber sugiere que el tráfico procedente de la región se está desviando hacia el Viejo Continente. Frías atribuye el fenómeno a las políticas migratorias de Trump, pero también al alza registrada por el dólar en los últimos 12 meses, superior a la del euro, lo que sumado al aumento de la oferta de vuelos directos entre América Latina y las capitales europeas, está presionando a la baja los precios de los billetes aéreos.

Entre el primer trimestre de 2016 y similar periodo de 2017, el precio medio de un vuelo Ciudad de México-Madrid ha descendido de los 911 euros a los 904 y de la capital azteca a Nueva York, de 367 a 338 euros.

“Todas las rutas han bajado algo de precio, pero hay que tener en cuenta que el billete es solo parte del coste del viaje y que el grueso de este se produce en el destino y es lo que está directamente ligado a la evolución de la divisa”, aclara. Por eso, Frías cree que la preferencia de los viajeros latinoamericanos por Europa se mantendrá mientras el dólar siga caro.

Preguntado por el efecto que los atentados sufridos últimamente por capitales europeas como Berlín, París y Londres tiene en el ánimo de los viajeros, sostiene que este suele ser breve. “La demanda se resiente algunas semanas, pero después se recupera”, asegura.

Aunque confirma la tendencia apuntada por el informe de Trabber, la agencia de viajes online Destinia puntualiza que tradicionalmente, el turista latino prefiere viajar a Europa antes que a Estados Unidos debido a que el país norteamericano siempre le ha puesto más trabas para entrar. "Trabas que, por cierto, parece que la Administración Trump acaba de endurecer", añade Mónica E. Prieto, directora de operaciones de Destinia.

La agencia, presente en 92 países de los cinco continentes, ha constatado un descenso del interés por viajar a Estados Unidos entre sus clientes de Brasil, México, Argentina, Colombia y Ecuador, con caídas en el número de reservas hoteleras del 44% entre 2015 y 2016, pero a diferencia de Trabber, también ha notado un declive en el interés por Europa, si bien con descensos menores, del 14%.

Por el contrario, destaca que las reservas de hoteles en Latinoamérica por parte de estos han registrado un aumento del 17%.

En opinión de Prieto, la subida en la cotización del euro, aunque menor que la del dólar, puede ser una de las razones por la que los latinoamericanos optasen el año pasado por viajar por su región en lugar de venir al Viejo Continente. "Este año vemos que hay proveedores que sacan ofertas en fechas puntuales, pero por lo general, los paquetes a Europa se han encarecido con respecto al año pasado", abunda.  

Turismo de compras

Para Luis Llorca, director general de Global Blue en España, lo importante no es tanto la cantidad de turistas que llegan como el dinero que se dejan aquí. Desde esta perspectiva, destaca que, salvo Venezuela, el gasto en compras de los turistas latinoamericanos ha aumentado en el último año.

El caso más curioso es el de los argentinos –el tercer colectivo que más gasta en compras libres de impuestos en España, por debajo de chinos y rusos–, al que la inflación que sufre su economía los impulsa a comprar artículos que normalmente no se adquieren durante un viaje, como ropa y juguetes, “ya que aquí los encuentran más baratos”. De ahí que su gasto medio por compra sea menor que el de mexicanos o brasileños.

Global Blue es la compañía encargada por el Gobierno de devolver el IVA a los turistas por compras superiores a los 90 euros. El año pasado reintegró a viajeros latinoamericanos entre 350 y 400 millones de euros, el 18% del total.

Madrid, puerta de entrada a Europa

De acuerdo con estadísticas oficiales, España recibió el año pasado 1,4 millones de turistas procedentes de los cinco grandes mercados emisores de América Latina: Argentina (556.810), Brasil (373.100), México (365.228), Chile (90.223) y Venezuela (44.338). 

"La demanda que más se ha incrementado en el último año es la de Argentina", comenta Prieto, de Destinia, quien resalta que la mayoría de latinoamericanos usa Madrid como puerta de entrada a Europa y desde aquí inicia su gira por el continente.

De acuerdo con esta agencia, especializada en producto europeo, las 10 ciudades preferidas por los turistas latinos son Madrid, París, Barcelona, Roma, Londres, Lisboa, Ámsterdam, Atenas, Florencia y Venecia, en ese orden. 

"El viajero latinoamericano nos compra sobre todo hoteles y circuitos en Europa. Cuando viaja, recorre varios países en estancias medias de 10 días, pero los hay también quienes dedican entre tres y seis meses a viajar por el continente para saltar luego a Marruecos o Egipto", indica.

Precisa que pueden gastarse una media de entre 1.300 y 2.500 euros por viaje.

Perfil

El top 10 de las búsquedas. Madrid encabeza la lista de 10 destinos más buscados en América Latina, según Trabber. Le siguen Miami, Barcelona, Los Ángeles, Nueva York, París, Roma, Orlando, Londres y Las Vegas.

Estancia media. Los turistas latinoamericanos pasan en Europa una media de 27 días, es decir, que aprovechan al máximo el tiempo concedido por la visa Schengen, que tiene una validez de tres meses. Trabber ha calculado esta media tomando como base la diferencia de días entre la fecha de llegada y la de salida de los vuelos reservados a través de su web.

Tax free. Los mexicanos gastan una media de 581 euros por artículo en compra libre de IVA; los venezolanos, 443; los colombianos, 386; los brasileños, 385; los peruanos, 358, y los argentinos, 295, según Global Blue.

Normas