BBVA prevé librarse del lastre del ladrillo "en dos o tres años"

El banco no espera hacer más provisiones este año para abordar el pago de las cláusulas suelo

Cree que aún se producirán algunas fusiones bancarias en España

BBVA Ampliar foto

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, coincide con su homólogo de Santander, José Antonio Álvarez, al considerar que los activos adjudicados comienzan a dejar de ser un problema para el sector financiero español, aunque aún queda algún tiempo para que la banca se desprenda del ladrillo acumulado a lo largo de la crisis.

Torres ha explicado en la presentación de resultados de BBVA que durante dos o tres años más, la actividad inmobiliaria en España del banco, ahora denominada Non Core Real Estate, seguirá registrando pérdidas antes de dar el problema por cerrado.

BBVA ha reducido “mucho” su exposición al sector inmobiliario y espera acelerar este proceso, ha explicado el número dos de BBVA. Y ha añadido que existen varios factores como una demanda de vivienda creciente o un precio de los inmuebles que sube, que permite tener una perspectiva positiva al respecto. “Hemos bajado mucho la exposición al sector inmobiliario desde el inicio de la crisis, y estamos por debajo de la mitad respecto al pico más alto alcanzado”, aseguró Torres Vila.

BBVA registró unas pérdidas en el trimestre de 109 millones por su actividad inmobiliaria, con una reducción de su exposición neta a este sector en un 9%, hasta los 9.293 millones de euros. Ha vendido 10.884 activos inmobiliarios por 860 millones de euros.

“En dos o tres años, esperamos reducir de forma significativa” la exposición al sector inmobiliario “hasta un nivel no material”, agregó.

El consejero delegado de BBVA también ha hecho referencia a las reclamaciones por cláusulas suelo y los gastos de formalización de las hipotecas, y ha asegurado que el banco no hará más provisiones para afrontar los pagos a clientes relacionados con estos asuntos. En 2016 BBVA realizó una provisión de 577 millones brutos para cubrir estas reclamaciones ligadas a estos asuntos, y que de momento, "no hay nada que les haga hacer pensar que hay que cambiar esa cifra", añadió.

Sobre las críticas lanzadas por los consumidores, que denuncian que el banco no está devolviendo de forma rápida lo cobrado de más por las cláusulas suelo, ha dicho que BBVA puso en marcha un proceso de devolución que es “sencillo y ágil”.

Ante las insistentes noticias en las que se especula sobre el interés de BBVA en Banco Popular el ejecutivo ha afirmado que la entidad está centrada en crecer orgánicamente, aunque, como aseguran todos los bancos, estudiará las oportunidades de negocio que se presenten en cualquier geografía siempre que aporten valor al grupo y a los accionistas.

Torres cree que habrá aún alguna operación de consolidación más en el sector. Matizó, no obstante, que en la actualidad existen algunas operaciones que “están más claras porque ha habido un proceso en marcha en el que se ha buscado un potencial comprador”.

En la actualidad, el único proceso de fusión en marcha conocido es el que analizan Bankia y BMN, además de la venta de Deutsche Bank en España. A finales de año, y más concretamente en noviembre Popular, entonces presidido por Ángel Ron, realizó una subasta para la venta de la entidad a la que se presentaron BBVA y Santander, aunque fue el primero el que mostró más interés. 

El ejecutivo explicó que  “en el pasado sí que ha sido una forma de ganar eficiencia a través de la consolidación. Nosotros integramos Unnim y Cayalunya Caixa y nos ha permitido tener una eficiencia mejor. A futuro, Dios dirá lo que pueda pasar”.

Normas