El nuevo diseño de Arnault para Dior gusta a casi todo el mundo

El magnate ofrecerá comprar su participación a los minoritarios por 12.000 millones

Utilizará el propio dinero de la compañía –y acciones de Hermes– para pagarlo

Bernard Arnault, ayer en París, tras anunciar su oferta a los minoritarios de Dior.
Bernard Arnault, ayer en París, tras anunciar su oferta a los minoritarios de Dior.

Bernard Arnault ha diseñado un nuevo grupo de lujo que debería agradar a la mayoría de los accionistas. El magnate francés ofrecerá comprar su participación a los minoritarios de Christian Dior por 12.000 millones. Los accionistas de LVMH, el buque insignia de Arnault, deberían dar la bienvenida a un imperio más ágil. El toque elegante es que utilizará el propio dinero de la compañía –y acciones de su rival Hermes– para ayudar a pagarlo.

La familia Arnault posee el 74% de Dior, que a su vez posee el 41% de LVMH. Pretende tomar el control total de Dior ofreciendo a los minoritarios 172 euros en efectivo y 0,192 acciones de Hermes. La oferta, que equivale a 260 euros por acción al cierre del lunes, supone una prima del 15%. No es un lujo, pero sí un máximo para la acción –las acciones de Dior subieron ayer un 11%–.

Al mismo tiempo, LVMH comprará la rama de alta costura de Dior por 6.500 millones en efectivo. Ese acuerdo reducirá la dependencia de LVMH de su buque insignia Louis Vuitton y le dará otra legendaria marca de lujo a una valoración de 15,6 veces el ebitda ajustado. Hermes, de nivel similar pero más rentable, cotiza en un múltiplo de 24. La transacción aumentará el apalancamiento de LVMH: la deuda neta aumentará de 0,3 a 1 veces el ebitda. Pese a ello, el grupo subió ayer un 4%.

El verdadero ganador, sin embargo, es Arnault. Si ambas transacciones salen adelante, en la práctica estará usando el balance de LVMH para ayudar a financiar su oferta por Dior, mientras aumenta el control de su familia. El uso de acciones de su archirrival Hermes para pagar es una bonita floritura. Arnault retiene una participación del 8,5% en el fabricante de bolsos desde lo que Hermes describió como un intento de compra. La acción vale ahora casi cuatro veces lo que valía en 2010.

El riesgo para Arnault es que los accionistas de Dior aguanten hasta conseguir un precio más alto. Aunque es improbable, una caída sostenida de la cotización de Hermes –ayer bajó algo más del 4%– también haría menos atractiva la oferta. Por ahora, sin embargo, la propuesta de Arnault parece hecha totalmente a la medida.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas