La reinvención de Philips va por un camino saludable

El CEO , Frans Van Houten, quiere cerrar la brecha de rentabilidad antes de 2020

Se ha convertido en un fabricante de equipos de salud, aunque no muy exitoso

Oficinas de Philips en Bruselas (Bélgica).
Oficinas de Philips en Bruselas (Bélgica).

La cirugía del CEO de Philips, Frans van Houten, solo está a medio terminar. En cinco años ha transformado el conglomerado holandés en un fabricante centrado en los equipos de salud. La compañía, que empezó haciendo bombillas incandescentes en el siglo XIX, se ha separado de su división de iluminación y ha vendido su negocio de electrónica de consumo. Sin embargo, los inversores solo han respondido en parte al tratamiento.

Sus acciones han subido un 120% desde que comenzó la transformación, en 2012 –más del doble que los valores europeos en general. Pero cotiza todavía con un fuerte descuento respecto a otros fabricantes de equipos de salud. Sus acciones se valoran alrededor de 17 veces las ganancias esperadas para los próximos 12 meses, mientras que rivales como Stryker y C R Bard atraen múltiplos de 20 veces o más.

A los inversores les gusta el sector de equipos de salud pues es un mercado en crecimiento y tiende a generar amplios márgenes. Philips solo cumple uno de los dos requisitos. El margen de explotación del grupo, en torno al 11%, ajustado por los costes de reestructuración, está alrededor de un cuarto por debajo del de sus pares. Los abultados gastos generales y la burocracia corporativa –herencia del pasado diversificado del grupo– son los principales culpables.

Van Houten quiere cerrar la brecha de rentabilidad antes de 2020. Eso requiere recortar los costes en un total de 1,2 millones, elevando el margen operativo de la compañía en un punto porcentual por año. Aunque es ambicioso, cada vez parece más factible. El margen de explotación aumentó en 90 puntos básicos solo en el primer trimestre. Dos terceras partes de ese aumento provinieron de la reducción de costes y de mejoras en la productividad.

Una fuente de preocupación es que las ventas de productos médicos como escáneres y aparatos respiratorios aumentaron solo un 3% en el trimestre, algo por debajo del rango objetivo de Philips, el 4%-6%. Pero Van Houten dice que los pedidos serán mayores en la segunda mitad del año. Si se materializa un mayor crecimiento, son plausibles nuevas mejoras del margen. Aunque la rehabilitación de Philips está lejos de ser completa, va por un camino saludable.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas