Futuro de Europa

Los países del sur piden unidad ante el ‘brexit’

Piden iniciar el debate sobre un presupuesto conjunto de la UE

Instan a proseguir con una política comercial abierta

Mariano Rajoy junto a los dirigentes de Italia, Portugal, Francia, Grecia, Chipre y Malta.
Mariano Rajoy junto a los dirigentes de Italia, Portugal, Francia, Grecia, Chipre y Malta. Getty Images

Los jefes de Estado de España, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Malta y Chipre defendieron la unidad de los 27 tras la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, recordó en el tercer encuentro de los países del sur de la UE celebrado en Madrid la necesidad de preservar los intereses de los países miembros de la Unión.

Rajoy quiso expresar su confianza y apoyo al negociador designado por la Unión, Michel Barnier, para la negociación. “Primero se negocia la retirada y después se habla del futuro”, aseguró sobre las negociaciones entre la UE y Reino Unido después de que el Ejecutivo de Londres activara oficialmente el pasado 29 de marzo el proceso de escisión. Una decisión que Nikos Anastasiadis, presidente de Chipre, tildó de “lamentable” en la rueda de prensa conjunta que dieron los siete dirigentes.

El presidente del Gobierno español ejerció de maestro de ceremonias de una cumbre informal a la que asistieron además su homólogo francés, François Hollande; el de Chipre, Nicos Anastasiades; y los primeros ministros de Grecia (Alexis Tsipras), Italia (Paolo Gentiloni) Portugal (Antonio Costa) y Malta (Joseph Muscat), que ejerce como presidente de turno de la UE. Una cita que sirvió además como previa del Consejo Europeo Extraordinario del próximo 29 de abril que se abordará las orientaciones sobre la decisión de Reino Unido.

Rajoy instó a “preservar los derechos” de los ciudadanos de la UE y Reino Unido que viven en una y otra zona y se mostró confiado en que la salida de ReinoUnido se realice “con la mejor relación posible”. En la misma línea, el primer ministro de Chipre, Joseph Muscat, advirtió que los derechos de los comunitarios residentes en Reino Unido y de los británicos que viven en la UE “no pueden ser utilizados como moneda de cambio”.

Sobre las negociaciones futuras para el brexit, Hollande recordó que los países de la UE tendrán que acordar la aportación financiera de cada uno e instó a seguir trabajando en la mejora económica. El político francés comentó que pese a que los países europeos del sur no son “los más competitivos” han mejorado sus economías y eso ha permitido a la zona euro mayor “cohesión”.

El futuro de la Unión Europea fue otro de los asuntos tratados en la cumbre, tras la pasada celebración del 60 aniversario del Tratado de Roma. Los países del sur de Europa insistieron ayer en la necesidad de avanzar en el Mercado Único Digital y en el de la Energía, destacando que ambos son “poderosas herramientas para el crecimiento económico y el progreso social”.

Además, instaron a profundizar en la unión económica y monetaria. Un campo en el que Rajoy apuntó a la necesidad de completar al Unión Bancaria y “comenzar a hablar” de un presupuesto europeo y de la emisión de bonos conjunta para compartir riesgos en el medio plazo. Todo ello, junto a la ampliación del Plan Juncker y de una “voluntad por proseguir con una política comercial abierta”, comentó el presidente español.

Unas inversiones en las que insistió el primer ministro de Portugal, Antonio Costa: “El crecimiento debe ir acompañado por inversiones, políticas de empleo y un debate sobre las reglas del pacto de estabilidad”, comentó.

La cumbre, en la que se dieron cita ejecutivos con una gran disparidad ideológica, sirvió además para comentar los progresos de Grecia en materia económica. Un esfuerzo que el presidente francés François Hollande tildó de “impresionante”. La próxima cita de los siete países mediterráneos tendrá lugar en Chipre y se celebrará tras las elecciones de Francia y Alemania.

Normas