Perfil

Marcelino Fernández Verdes: El delfín llega a su destino en ACS después de dar la vuelta al mundo

En Hochtief empezó con una pitada y cinco años después se marcha por la puerta grande

Marcelino Fernández Verdes, próximo consejero delegado de ACS.
Marcelino Fernández Verdes, próximo consejero delegado de ACS.

De una pitada monumental a salir a hombros. Marcelino Fernández Verdes sabe competir en las plazas más difíciles del mundo, desde Alemania hasta Australia, y se prepara para su puesta de largo definitiva: la dirección ejecutiva de ACS, en sustitución de Florentino Pérez, con quien lleva 25 años trabajando mano a mano. Por el momento, ha sido nombrado consejero de la matriz de Hochtief y Cimic –dirige ambas– y que está terminando de sanear y reestructurar.

La pitada se produjo en 2012, cuando ACS desembarcó en Essen (Alemania), sede de la constructora Hochtief. Los empleados temían por su puesto de trabajo. El aterrizaje, recuerda, fue complicado, pero recondujo la nave con eficacia y éxito en la gestión. Estudió alemán contrarreloj, perfeccionó el inglés y se apoyó en un equipo de trabajo que ha distribuido de forma estratégica y del que siempre se ha sentido orgulloso. Cinco años después, se marcha muy valorado por la plantilla.

La trayectoria de Fernández Verdes estaba destinada a encontrarse con la de Pérez, y podría haber sido en otro terreno. Siendo un rapaz se formó en la cantera del Real Oviedo, aunque es madridista de sentimiento –si está en Madrid no falla alBernabéu–, y en algún momento soñó con ser futbolista. Recibió una oferta de un club y tuvo que decidirse por ella o por los estudios. La ilusión por el deporte no fue suficiente y optó por convertirse en ingeniero de caminos. Adora su profesión y vive para ella, aunque más de una vez se ha escapado para jugar con veteranos del Real Madrid.

Empezó su carrera en FCC y pronto se incorporó a Ocisa, comprada luego por Pérez y sus socios. El empresario advirtió en Fernández Verdes que era el mejor delegado provincial de la empresa a la que acababa de llegar. “Observó un rasgo distintivo, ADN ganador, un posible alter ego”, cuentan fuentes de ACS. En 1997, Fernández Verdes fue nombrado director general de la filial de ACS Proyectos, Obras y Construcciones, de la que se convirtió en presidente y consejero delegado en 2000. Tras la fusión con Dragados en 2003, ocupó los cargos ejecutivos de esta última. En cuatro años cuadruplicó su facturación internacional.

Volvió a la matriz, esta vez a Construcción, Medio Ambiente y Concesiones, donde permaneció seis años, hasta que Pérez le encomendó impulsar la transición de Hochtief hacia un nuevo modelo de gestión, inculcando la cultura empresarial de ACS en una empresa del motor de Europa, coincidiendo con una situación de crisis económica mundial.

En Hochtief entró primero como director de operaciones para América, aunque pronto fue nombrado responsable de todas sus divisiones. En 2016 empezó a compaginar la empresa alemana con la australiana Cimic, propiedad de ACS a través de la propia Hochtief. Se ha encargado de reestructurar ambas compañías, con el fin último de integrarlas en Dragados.

“Discreto en el fondo y en las formas, extrovertido, simpático y sin miedos”, lo describen en ACS. Fernández Verdes será nombrado consejero delegado el 4 de mayo, en la junta de accionistas anual. Su nombramiento estaba previsto desde 2014, cuando Florentino Pérez, presidente del grupo desde su fundación hace 20 años, anunció que el que califica como “el principal valor de la empresa”, sería su sucesor.

“Es un luchador que convierte el esfuerzo en alegría”, decía de él su amigo de juventud Álvaro Cuesta, exdiputado socialista y jurista, en el diario asturiano Hoy. “En la empresa es incansable hasta que logra lo que busca”, recordaban conocidos suyos en La Nueva España. Ha sustituido cúpulas directivas enteras cuando las cosas no iban bien.

El plan es que ambos compartan labores ejecutivas hasta que Pérez, de 70 años y primer accionista –con el 12,5% del capital– decida jubilarse. Con él, Fernández Verdes ha conseguido convertir ACS en el mayor contratista internacional del mundo. Su ascenso coincide con la salida del accionariado del grupo del holding inversor de los March y Miguel Fluxá, mientras el grupo aborda una estrategia de crecimiento con la deuda en mínimos históricos. En plazas más difíciles ha toreado.

Asturiano y con dotes musicales

-Nació en Oviedo, de la que es hijo predilecto, en 1955. Sus padres: MariCarmen y Marcelino, funcionario de la Diputación.

-Consiguió el mejor expediente de su promoción en los Dominicos, y se licenció en Ingeniería de Caminos por la Universidad de Barcelona.

-Allí conoció a Marta, estudiante de Psicología yATS, con la que se casó. Tienen cuatro hijos:Marta,Clara,Marcelino yGloria.

-Es aficionado a Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, y de joven cantaba habaneras y corridos mexicanos.

-Veranea en Candás, donde nada una hora al día y juega al golf. Tiene casas también en Oviedo y Ribadesella.

Normas