El jamón ibérico de bellota monta en avión gracias a Enrique Tomás

La compañía facturó 53 millones en 2016 y espera duplicarlos en 2017

Sus productos estarán en los carros de venta a bordo de Iberia

jamón ibérico
El empresario Enrique Tomás en uno de sus establecimientos.

En pleno Soho de Londres vemos pasar a gente comiendo jamón. Otros llevan bolsas con productos ibéricos en sobres al vacío; los más valientes incluso llevan una pata entera. La culpa la tiene Enrique Tomás, tendero de corazón y de orígenes alicantinos que desde los años ochenta, en el Mercado de la Salud en Badalona (Barcelona), se ha encargado de trabajar para transformar una charcutería en una gran empresa con vocación internacional.

Así, la compañía facturó el año pasado 53 millones de euros y cada día vende mil patas de jamón.

Su última hazaña es estar presente en la capital británica con tres tiendas propias y abrir en el aeropuerto de Barajas su espacio Origins by Enrique Tomás: “En tres meses hemos facturado allí un millón de euros y hemos vendido 15.000 kilos de jamón, generando, además, 30 puestos de trabajo”, enumera el empresario.

Gracias a esto, y a otros acuerdos en aeropuertos, esperan superar los 100 millones de euros de facturación en 2017, pronostica.

Las buenas noticias no acaban: dentro de un par de meses se podrá comprar jamón y chorizo ibérico en los aviones de Iberia. “Por fin el jamón estará en los carros de venta a bordo”, confirma Enrique Tomás, emocionado.

Proveedores

“Nuestros volúmenes dan miedo y, por eso, en los últimos años hemos añadido fábricas y secaderos de jamón a la compañía”, cuenta el empresario. A pesar de eso, “la mayor parte de nuestros productos viene de proveedores que cumplen con la calidad que les exigimos”, añade.

Cualquiera puede vender a Enrique Tomás jamón: “Cuando un colaborador nos avisa de un buen producto (en cualquiera de las denominaciones de origen que hay en España o en otros puntos), pedimos seis piezas de muestra. Esas patas se catan y, si nos gustan, la primera partida serán 100 más”, explica. La mayor exigencia es que cada uno de los jamones sea igual de bueno.

"En cinco años todo el producto 100% bellota se irá fuera de España. No hay opción de producir más”

“Yo soy tendero, mi negocio es vender, acercar el producto al cliente”, declara el fundador. Con esta vocación, en las tiendas de Enrique Tomás se puede encontrar desde una pieza (paletilla) en torno a los 100 euros, hasta el 100% ibérico de bellota de su marca Glamurós, de más de 800 euros.

“Estamos muy confundidos con el jamón. No es necesario que sea totalmente alimentado con bellotas para que sea bueno. Hay jamones de cebo que son excelentes y más aún en relación calidad-precio”, reivindica.

Tomás reconoce que se avecina un problema con el jamón de bellota: “Siendo muy optimistas, en las dehesas españolas se podrán criar 800.000 cerdos al año. No hay campo para más. En cinco años, el crecimiento del mercado internacional del ibérico promete que se venderá todo fuera, por lo que el precio aumentará considerablemente”, comenta el empresario.

Otros mercados

Cuando España ya lo tenía todo y no había zona comercial sin una tienda, Enrique Tomás se lanzó a la conquista de dos mercados con posibilidades: México y Reino Unido. “En Londres ya tenemos tres tiendas y estamos asombrados de la buena acogida allí”, afirma el fundador.

No le preocupa el brexit: “Nosotros ya estamos dentro del mercado y puede ocurrir que no entre nadie más, algo que nos beneficia”, considera.

De su entrada en México, reconoce “la enorme dificultad de lidiar con los impuestos aduaneros y las autoridades”, y pide “mejores acuerdos comerciales con el país azteca para poder llevar el jamón allí a un precio más razonable”.

Datos básicos

Franquicias. “En estos momentos tenemos 92 tiendas, de las cuales 37 son franquicia. Mi intención es no superar las 50 bajo este régimen”, asegura el directivo. Para ser franquiciado de Enrique Tomás hacen falta “ganas de trabajar y una inversión media de 120.000 euros”, añade.

Establecimientos. Las tiendas son espacios para comprar y degustar el producto. “Lo que más daño nos hace son los robos. Cerca del 6% del equivalente a las ventas se van por hurtos”, apunta el directivo.

Equipo. En la compañía trabajan 550 empleados y cada mes salen más de 600.000 euros en nóminas. Los trabajadores de Enrique Tomás tienen un salario medio de 1.380 euros mensuales.

Normas