Cómo internacionalizarse en los mercados más pujantes de Iberoamérica

Expertos fiscales y legales explican cómo entrar en Perú, México, Colombia y Brasil

El país norteamericano es el que más pymes españolas recibe

Cómo internacionalizarse en los mercados más pujantes de Iberoamérica Ampliar foto

Conocer bien las peculiaridades fiscales de los países en los que se quiere hacer negocios es fundamental para salir adelante. Expertos de UR Global, consultora especializada en Colombia, México, Perú y Brasil, contaron la semana pasada en la Cámara de Comercio de Madrid las claves para las empresas españolas que quieran vender allí sus productos o servicios.

La consultora gestiona 250 filiales españolas en el país de destino. Gonzalo Prado, director de operaciones, resaltó que las cuatro economías, salvo Brasil, son muy estables y tienen crecimientos muy consolidados de entre el 2% y el 4%. “México es de los países que más tratados de libre comercio tiene, y esperamos que los problemas con Estados Unidos se vayan diluyendo. Colombia tiene grandes perspectivas gracias al tratado de paz y personal muy formado, y la carencia de infraestructuras de Perú lo convierte en un país muy prometedor, pese a que carece de convenio de doble imposición”.

México es el principal polo de atracción para la pyme española, dijo. “En algún momento tendrá que bajar el ritmo de llegada de empresas, aunque no hay nada que indique que vaya a ocurrir pronto”. Destacan las compañías de energías renovables, las consultoras tecnológicas que han llegado con Santander y Bancomer y la industria auxiliar de automoción, especialmente del País Vasco, señaló el experto.

En Colombia destacan las de infraestructuras y agricultura y en Perú, las constructoras, ingenierías e inmobiliarias, arrastradas por los grandes contratos de Repsol, BBVA o Telefónica. “Brasil estuvo de moda hace seis años para las pymes”, pero ahora tienen más prevención. “La empresa llega con el proyecto mucho más hecho que en otros países. Se opta por comprar una pequeña sociedad que aporte clientes y que tenga pocos trabajadores. El pasivo laboral es uno de los principales quebraderos de cabeza en el país”.

Formas de establecerse

Una vez la empresa ha elegido mercado y ha adaptado su producto o servicio al país, hay que elegir la forma de implantarse: mediante distribuidor es la más habitual y la más recomendable si se quiere estar presente en muchas ciudades, pero tiene el riesgo de perder el mercado de manera muy rápida si se rompe con él. Otras opciones son mediante representante, agente o comercial, o bien mediante una filial comercial o productiva, que pueden ser ventajosas a nivel fiscal. “Colombia y Perú son idóneos para la opción de filial productiva o de servicio, por la mayor competitividad de sus sueldos”.

Hay que tener cuidado, resaltó, con los socios locales. “Se habla mucho de que traen negocio, pero tenemos malas experiencias y creemos que es mejor empezar con un contrato privado y, más adelante, convertirlo en sociedad. Ya habrá tiempo”. Si no hay más remedio, sobre todo en implantaciones productivas, “hay que definir claramente al principio las formas de desbloquear conflictos”. En todo caso, aclaró, “eso te puede pasar en España también”.

En el caso de ingenierías o constructoras, lo más habitual es crear una sucursal en lugar de una filial por la exigencia de aportar solvencia financiera y referencias comerciales de la matriz. Y en el de las empresas online, una filial permite captar clientes y facturar la mayor parte del negocio en España, que puede ser interesante a nivel fiscal.

Luis Uranga, director general de URGLobal, explicó cómo optimizar fiscalmente las operaciones con cada país, y si conviene operar a través de otra filial o desde la matriz. Para ello hay que saber primero si hay convenio de doble imposición entre los países concernidos. Luego, hay que determinar si los servicios se consideran cánones o regalías y, por tanto, están sujetos a retenciones. Por ejemplo, en Colombia y Brasil la asistencia técnica y consultoría sí lo están. En México, en cambio, no.

En el país norteamericano, dijo Uranga, las empresas solían crear sucursales en lugar de filiales, porque están exentas de retención; el problema es que, con sucursales, la responsabilidad jurídica es de la matriz, en el caso del fallecimiento de un trabajador, por ejemplo. URGlobal recomienda empezar con una sucursal e ir transfiriendo trabajo a una filial poco a poco.

Marien Estevan, directora legal-laboral de la consultora, matizó que una sucursal no siempre es más fácil de crear que una filial, porque hay que aportar toda la información de la matriz. En cuanto a las fórmulas societarias, señaló que los cuatro países son similares, con más facilidades para crear una sociedad anónima que una unipersonal (salvo en el caso de Colombia, más parecido al español).

Asimismo, recomendó revisar que la denominación social esté disponible, así como el registro de marca, varios meses antes de entrar en el país, para prevenir que alguien la haya comprado con antelación.

A nivel laboral

-México. Los trabajadores tienen pocas vacaciones. Los contratos de prueba, de tres o seis meses, están sujetos también a indemnización por despido. El salario mínimo es el más bajo de los cuatro países, pero el medio no.
-Perú. Es el que más prestaciones sociales tiene, con diferencia. La cotización, por contra, es baja.
-Proteccionismo. Los cuatro países analizados destacan por ser bastante proteccionistas, señalan los expertos de UR Global. Brasil es el más complicado de todos y en el que se presentan más contingencias.

Normas