Del Pino ve luces y sombras para Ferrovial por el 'Brexit'

Presume de un margen del 7,5% en construcción frente a una media menor al 4% del sector

El consejero delegado Íñigo Meirás prevé crecimiento orgánico y menos compras

El dividendo propuesto en la junta de accionistas crece un 2,9%

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, durante su intervención en la junta de accionistas del grupo, celebrada esta mañana en Madrid.
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, durante su intervención en la junta de accionistas del grupo, celebrada esta mañana en Madrid.

Presidente y consejero delegado de Ferrovial, Rafael del Pino e Íñigo Meirás, han coincidido esta mañana en la junta de accionistas en valorar positivamente un ejercicio 2016 en el que cayeron ventas y ebitda, en términos contables, por mayores extraordinarios en 2015. La evolución de la acción también fue adversa, con un retroceso del 15%, aunque la cotización tenía una revalorización acumulada del 11% en 2017 al cierre de la sesión de ayer. En este contexto, Meirás ha hablado de una empresa más diversificada tras la adquisición de la firma australiana de servicios Broadspectrum, lo que ha permitido rebajar la dependencia respecto a Reino Unido.

La mayor parte de las intervenciones del público presente en la junta han versado sobre el efecto del Brexit, ante lo que Del Pino ha desvelado que no contempla adquisiciones, pero tampoco desinversiones en Reino Unido.

Ferrovial tiene como principales brazos en el país el aeropuerto de Heathrow y la filial de Servicios Amey. Del Pino ha hablado de "gran incertidumbre" tanto en Reino Unido como la Europa continental por el citado Brexit y ha recordado que la empresa ha firmado coberturas por 400 millones sobre los flujos previstos en libras.

FERROVIAL 18,00 0,76%

Minutos antes, el consejero delegado Meirás destacó como oportunidad en el país la futura construcción de la tercera pista y una nueva terminal en Heathrow, con la que ampliar la capacidad del mayor aeropuerto europeo en un 30%. Pese a su nivel de saturación, cercano al 99%, Heathrow aún ha sido capaz de incrementar su tráfico un 1% en 2016.

La parte negativa de la salida de Reino Unido de la UE, en el negocio de Ferrovial, ha sido el impacto inicial en al libra, cuya devaluación frente al euro ha rebajado en 2.000 millones el volumen de la cartera de la filial de Servicios, que marcó récord en 2016 con 24.431 millones tras la integración de la australiana Broadspectum (aporta 6.100 millones).

Alto margen de rendimiento en las obras

Una de las fortalezas de Ferrovial resaltada por el consejero delegado, Íñigo Meirás, es el rendimiento del negocio de construcción: "Obtenemos un rendimiento bruto de explotación del 7,5% frente al 4% de media en el sector", ha afirmado durante su intervención.

La compañía viene de un margen de explotación del 8,5% en 2015, magnitud que se ha mantenido notablemente alta a lo largo del año pasado. Uno de los resortes de mejoría está en Polonia, donde la filial constructora Budimex logró un alza del 8% en ventas y del 71% en el ebitda.

El mercado polaco tiene un peso del 30% en las ventas de Ferrovial en Construcción, por el 24% de Estados Unidos y el 17% de España. En cuanto a la cartera del área que dirige Alejandro de la Joya, el 27% se ha cosechado en Estados Unidos, donde está por apuntarse aún, en espera del cierre financiero, el contrato de 3.000 millones de dólares en obras de la autopista I-66. Polonia también juega en este apartado un papel determinante, con el 22% de la cartera, y España representa el 17%. La reserva de contratos de obras asciende a 9.088 millones, desde los 8.731 millones del año anterior.

El dividendo sube un 2,9% en 2017

Meirás ha sido escueto al fijar los objetivos para 2017, ejercicio para el que se propone un dividendo de 74 céntimos por acción frente a los 71,9 céntimos pagados el año pasado. El incremento es del 2,9% y el presidente Del Pino, tras la pregunta de un accionista, ha resaltado que no sería prudente "ir mucho más allá" después de dedicar 544 millones a la retribución a los partícipes en 2016.

El consejero delegado ha resaltado "la posición sólida del grupo" a partir de una caja de 3.000 millones y una posición neta de tesorería de 697 millones si se excluyen los proyectos de infraestructuras. La deuda de estos últimos está respaldada por los propios proyectos y no tiene recurso a la matriz, han recordado los ejecutivos de Ferrovial. La posición neta de tesorería baja de 1.514 millones en diciembre de 2015 hasta los 697 millones del cierre de 2016 tras inversiones por 985 millones (374 millones en 2015) y el pago de dividendos. Las desinversiones, por su parte, aportaron 300 millones a esa posición.

Cese en octubre en los centros de inmigrantes de Australia, y desvinculación del caso Palau

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, ha tenido que responder esta mañana ante la junta por los negocios del grupo relacionados con los centros de inmigrantes de Nauru y Manus, duramente criticados por las condiciones del personal que es allí dirigido por las autoridades australianas. Del Pino ha afirmado que la filial Broadspectrum dejará la gestión de ambos centros en octubre, primera oportunidad que ofrecen los contratos de concesión. Con todo, desde Ferrovial se asegura que en Nauru y Manus se están cumpiendo las condiciones previstas por las autoridades australianas.

Otro caso espinoso que ha salido a relucir en la reunión de accionistas es el de la implicación de Ferrovial en el caso Palau, donde se investigan mordidas a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) a través del Palau de la Música de Barcelona y a cambio de la adjudicación de obra pública. El presidente del grupo de infraestructuras ha asegurado que la empresa estableció un simple patrocinio sin conocer el supuesto fin ilícito de los fondos.

Normas