Política
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. EFE

La Unión Europea se pliega a las condiciones del ‘brexit’ exigidas por Londres

Bruselas se muestra dispuesta a negociar un partenariado especial con Londres

El Consejo Europeo ha publicado hoy las primeras directrices sobre la negociación del ‘brexit’ en las que se recogen casi todas las demandas planteadas por el gobierno británico. Bruselas se muestra dispuesta a negociar un partenariado especial con Londres en materia de comercio y seguridad que reconozca a Reino Unido un estatus especial como antiguo miembro de la UE.

Los 27 socios de la UE también aceptan que tan pronto como se avance en las negociaciones de salida (en cuanto a la factura y los derechos de los residentes a uno y otro lado del Canal de la Mancha) se podrá empezar a negociar el acuerdo sobre la futura relación entre Londres y Bruselas, tal y como planteaba la primera ministra, Theresa May. La canciller alemana, Angela Merkel, ya señalo el pasado miércoles que la negociación del nuevo acuerdo podría comenzar una vez que se resolviesen los asuntos más espinosos de la salida.

La Unión, sin embargo, se reserva el derecho en exclusiva para decidir cuándo puede empezar la segunda negociación. Bruselas confía en que se pueda comenzar a finales de este año o comienzos de 2018.

El objetivo es que en marzo de 2019, al final del plazo de dos años establecido en el artículo 50 del Tratado de la UE, se resuelva tanto el procedimiento de salida como la nueva relación y las fases transitorias necesarias para la adaptación de empresas y trabajadores.

“Evitaremos que haya un vacío legal para nuestras empresas”, ha señalado el presidente del Consejo Europe, Donald Tusk, durante la rueda de prensa en Malta para presentar las directrices. “Se trata de controlar los daños y minimizar el impacto”, ha añadido Tusk.

“Será una negociación dura, pero no es una guerra”, ha señalado el primer ministro maltés y presidente rotatorio de la UE, Josep Muscat, en la rueda de prensa para presentar las directrices.

Bruselas acepta, de entrada, la propuesta de May de suscribir una relación especial. “El Consejo Europeo acepta y comparte el deseo de Reino Unido de esta blecer una relación estrecha entre la Unión y el Reino Unido”, aunque advierte a Londres que no podrá disfrutar de todos los “beneficios” que tienen los miembros de pleno derecho de la UE.

El Consejo Europeo también acepta la tesis de May de que la relación con Londres no puede ser como la que mantiene Bruselas con terceros países, sobre todo, tras la irrupción de Trump en EE UU y el ascenso del proteccionismo en varios lugares del planeta. “El Consejo Europeo reconoce”, según el punto 24 de las directrices aprobadas hoy, “que, en el contexto internacional actual, es necesario tomar en cuenta las especifidades del Reino Unido como Estado miembro saliente, siempre y cuando [Reino Unido] se mantenga leal a los intereses de la Unión mientras sigue siendo miembro”.

Gibraltar pende de Madrid

El Gobierno español ha logrado que las directrices dediquen uno de sus 26 puntos expresamente a Gibraltar, para dejar claro que la futura relación con la colonia británica necesita el visto bueno de Madrid. El punto 22 señala que “una vez que el Reino Unido abandone la Unión, en el territorio de Gibraltar no se podrá aplicar ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido sin el acuerdo del Reino de España y el Reino Unido.

Normas
Entra en EL PAÍS