Infraestructuras

Isolux aplaza la presentación de sus "complejas" cuentas de 2016

El consejo de la constructora ha pedido hasta el viernes para estudiar los resultados de 2016

Isolux
Fachada de la sede central de Isolux en Madrid.

El consejo de Isolux Corsán se ha dado lo que queda de semana para aprobar y presentar las cuentas de 2016. La cita con los inversores estaba fijada para esta tarde, pero la constructora reconoce que la complejidad de los resultados obliga a desplazarla al viernes. El pasado ejercicio vino marcado para la séptima constructora española por la reestructuración financiera, su homologación judicial, distintas desinversiones, el cambio en el método de contabilidad de las concesiones y los ajustes y saneamientos efectuados en los activos, según ha explicado Isolux a través de un comunicado.

El consejo, presidido por Nemesio Fernández-Cuesta, cuenta con seis miembros independientes, quienes han solicitado tiempo "para estudiar en profundidad la cuenta de resultados y el balance del pasado ejercicio".

El acuerdo de reestructuración fue firmado a finales de julio, cuando la banca impuso el cambio al frente de la compañía con el fichaje de Fernández-Cuesta en lugar de Luis Delso. Posteriormente saldría de Isolux quien fue consejero delegado durante años, Antonio Portela.

El consejo, presidido por Nemesio Fernández-Cuesta, cuenta con seis miembros independientes, quienes han solicitado tiempo "para estudiar en profundidad la cuenta de resultados y el balance del pasado ejercicio".

  • Inyección para seguir en pie

A finales de octubre el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid falló a favor de la homologación del acuerdo de refinanciación, que afecta a créditos por 2.372 millones de euros que quedó clasificada en tres tramos. La calificación del tramo C, de 1.394 millones de euros, como deuda parcialmente convertible en diversos instrumentos de capital ha tenido un gran impacto en la cuenta de resultados y en los fondos propios, según avanza la empresa.

El hecho es que la capitalización de la misma, que da el 52% del accionariado a los bancos, va a servir para compensar buena parte del saneamiento esperado, con provisiones por un mínimo de 400 millones realizadas en el segundo semestre.

También tuvo lugar el año pasado la separación de una parte del negocio concesional. En el segundo trimestre se completó el traspaso de las autopistas agrupadas en la filial Isolux Infrastructure al fondo de pensiones canadiense Public Sector Pension Investment Board (PSP). Tras esa segregación, Isolux Corsán pasó a controlar los activos de transmisión eléctrica, así como los proyectos solares fotovoltaicos de Grupo T-Solar. PSP, por su parte, asumió la propiedad de las concesiones de autopistas y la línea de transmisión de Texas WETT.

"El proceso de separación fue extremadamente complejo, ya que necesitó más de 150 aprobaciones regulatorias, de competencia y de entidades financieras en diversas jurisdicciones como Estados Unidos, Brasil, India, España, México y Perú, entre otros", indican desde la compañía en su comunicado.

Las concesiones que quedaron en el portafolio de Isolux están dentro de procesos de venta, lo que ha implicado la reclasificación de la mayor parte de ellas y su registro como actividad discontinuada. Esta reclasificación ha supuesto la revisión de los valores contables y, en consecuencia, la contabilización de pérdidas en la cuenta de resultados.

Normas