Telecomunicaciones

Telefónica y el Gobierno colombiano negocian capitalizar su filial conjunta

La operación, destinada a reforzar el balance, rondaría los 1.400 millones

Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.
Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.

Telefónica y el Gobierno colombiano mantienen abierto el proceso de negociación para llegar a un acuerdo para la capitalización de su filial Colombia Telecomunicaciones (posee un 67,5% del capital de la empresa, por un 32,5% del Estado sudamericano), según señalan fuentes conocedoras del proceso. No obstante, el pacto estaría cerca. De hecho, distintos medios locales han señalado que el acuerdo entre ambas partes ya se habría alcanzado.

La transacción tiene una gran relevancia. Y es que el importe de la capitalización de Colombia Telecomunicaciones rondaría los 4.400 millones de pesos colombianos (unos 1.400 millones de euros). De ser así, el Estado colombiano aportaría en torno a 455 millones de euros, por 945 millones de euros por parte de Telefónica.

El diario colombiano El Tiempo señaló esta semana que el Gobierno del país sudamericano ha aceptado la capitalización propuesta por Telefónica, para que la filial colombiana supere la actual causa de disolución, realice las aportaciones pendientes para financiar las pensiones de la desaparecida Telecom (antecesora de Colombia Telecomunicaciones) y reduzca deuda.

La publicación explica que el año pasado Colombia Telecomunicaciones quedó con patrimonio negativo y entró en causa de disolución tras el aumento del valor de los pasivos por efecto de la devaluación del peso colombiano y la inflación récord registrada en el país. Esta situación es consecuencia, entre otras causas, de las inversiones en nuevas infraestructuras realizadas por la operadora en un país en el que la moneda ha perdido un 50% de su valor.

En su informe de auditoría de 2016, publicado hace pocos días, Telefónica indicó que estaba “analizando las medidas más adecuadas para fortalecer la situación patrimonial” de la filial. En este caso, la operación está destinada a reforzar el balance de la empresa y reducir la deuda, aumentada por los citados procesos de inversión en nuevas redes afrontados por la operadora.

Un informe del banco de inversión estadounidense Merrill Lynch, citado por la revista colombiana Dinero, señala que el ratio de apalancamiento medio de las empresas del sector se sitúa en 2,5 veces el ebitda en Europa y dos veces en Latinoamérica. Sin embargo, en el caso de Colombia Telecomunicaciones la cifra llega a 5,8 veces.

En términos operativos, Telefónica Colombia registró unos ingresos de 1.409 millones de euros en 2016, un 4,3% más en moneda local, pero un 6,6% menos en la divisa europea. La teleco indicó que fue la única compañía del sector en el país que incrementó el volumen de negocio “en un mercado caracterizado por la alta intensidad competitiva”.

A su vez, el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) de la operadora se situó en 464 millones de euros, un 5,1% menos en moneda local y un 15% menos en euros. El margen de oibda disminuyó en 3,3 puntos porcentuales hasta el 33%. El capex aumentó un 8% en moneda local (baja un 3,3% en euros) hasta 330 millones. Finalmente, el flujo de caja operativo se situó en 134 millones de euros en el año, un 26,5% menos.

En términos internos, Telefónica, a través de Colombia Telecomunicaciones, mantiene un contrato de arrendamiento financiero con el Patrimonio Autónomo Receptor de Activos de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (PARAPAT), consorcio propietario de los activos de telecomunicaciones y gestor de los fondos de pensiones de las compañías que en su origen dieron lugar a la operadora. Entre otros compromisos, el PARAPAT asume los pagos de las pensiones de cerca de 15.400 empleados.

En cualquier caso, no es la primera vez que Telefónica y los gobiernos colombianos se ponen de acuerdo en torno a Colombia Telecomunicaciones. En 2012, ambas partes ya acordaron la capitalización de la operadora (Telefónica tenía entonces un 52% del capital por un 48% del Estado). En aquella operación, aprobada por las cámaras legislativas tras varios meses de negociaciones, el Estado colombiano aportó cerca de 2.000 millones de dólares (unos 1.500 millones de euros de entonces), para contribuir a cubrir las pensiones de los empleados de la citada Telecom. A su vez, Telefónica aportó su filial local de móviles, que se integró con la operadora.

Normas