Distribución textil

Mango abre en Madrid su tienda más tecnológica

La compañía ha invertido 600 millones desde 2013 en la estrategia de grandes tiendas

Mango
Fachada de la nueva tienda de Mango en Madrid.

Mango culmina hoy en Madrid su cambio de rumbo con la apertura de una tienda en la calle Serrano de Madrid, uno de sus mayores establecimientos con 2.000 metros cuadrados. La empresa catalana ha centrado desde 2013 su estrategia de crecimiento en los locales de gran tamaño.

El grupo que preside Isak Andik ha invertido en esta estrategia 600 millones para abrir 200 establecimientos de mayor superficie (más de 800 metros cuadrados), algo que según explicó ayer el vicepresidente, Daniel López, se ha traducido en el cierre de algunas tiendas de menor tamaño.

El establecimiento que abre hoy en la capital fue tildado de “escaparate” por López, quien defendió que representa a la perfección la nueva imagen y el modelo de tienda en el que se quiere cimentar el grupo, el segundo más grande de España en el sector por detrás de Inditex. “El nuevo ADN de Mango está en esta tienda”, señaló el directivo.

El grupo eleva la producción en cercanía

La apuesta por un modelo de renovación de surtido en las tiendas mucho más rápido ha llevado a la empresa a aumentar la producción en proximidad, trayendo parte de la industria de Asia a países del entorno mediterráneo, como España, Portugal, Turquía y Marruecos. En la actualidad la producción cercana supone un 30% del total de la empresa.

Así, la tienda, la primera de la compañía en la llamada Milla de Oro de Madrid, contendrá todos los avances tecnológicos que ha ido implantando recientemente la compañía en sus tiendas con el objetivo de “crear una experiencia de compra más completa”. El establecimiento de Serrano cuenta con los probadores inteligentes que estaba testando la empresa desde hace semanas. Una pantalla convertida en espejo permite pedir al dependiente otra talla o una nueva prenda sin salir del probador. Además, los clientes del nuevo local podrán pagar a través del móvil desde cualquier punto, sin necesidad de pasar por la caja. El grupo quiere de esta manera acelerar su transformación digital que tiene por objetivo que en 2020 el 20% de las ventas procedan de internet. En 2015, último año con datos, fue el 11%.

Mango ha invertido en este establecimiento un total de 69 millones de euros, que se desglosan en 62 millones de euros de la compra del edificio por parte de una patrimonial del grupo y en 7 millones de euros para el equipamiento de la tienda, que crea 76 empleos.

Al actual establecimiento se le unirá en la capital otro de gran tamaño ubicado en la calle Preciados, donde anteriormente había otra tienda más pequeña de Mango que se unirá a un local contiguo. Con estas aperturas, López da por culminada su estrategia de ubicación en Madrid. “Antes no teníamos una gran tienda en un lugar emblemático de la capital, ahora estaremos en la calle Orense, en Gran Vía, en Preciados, en Goya y en Serrano”, apuntó el vicepresidente. La firma textil tiene una treintena de establecimientos en Madrid.

Tras esta apertura, el directivo dejó entrever que la estrategia del grupo pasará por reducir el ritmo de aperturas de los últimos tres años que se había traducido en entre 60 y 70 locales nuevos por año. “El crecimiento a partir de ahora será más racional”, aseguró el vicepresidente. López descartó por el momento abrir en nuevos países, después de haber alcanzado los 110 mercados. “Queremos ahora crecer en los que ya estamos”, explicó. Sus mercados prioritarios son Europa, Oriente Medio, Rusia, Latinoamérica y Asia.

La apuesta por los locales grandes lleva emparejada desde el año pasado una nueva estrategia por la moda rápida. La empresa, según explicó López, aporta nuevas prendas cada día en sus 2.200 tiendas. “Estamos contentos con el resultado de esta iniciativa”, aseguró.

Normas