La inflación, el valor de nuestros ahorros y la planificación financiera

La inflación, el valor de nuestros ahorros y la planificación financiera

La inflación, que cerró 2016 en el 1,6%, subió en febrero hasta el 3% interanual, su nivel más alto desde octubre de 2012, según los datos publicados la semana pasada por el Instituto Nacional de Estadística. Este incremento de los precios, por encima del objetivo de estabilidad del Banco Central Europeo, se debe, principalmente al encarecimiento de los alimentos frescos y los carburantes.

La inflación afecta directamente a los bolsillos de los consumidores, que ven cómo se incrementan sus gastos mensuales, como el transporte o la compra. También afecta al valor de nuestros ahorros, como hemos comentado en otras ocasiones en este blog, y a las inversiones, entre otras cuestiones.

Más allá del debate sobre si ha vuelto o no la inflación -algunos expertos apuntan a que el repunte es temporal-, con la vuelta al foco de la inflación nos parece interesante abordar el riesgo que esta implica en nuestras inversiones.

El riesgo de sufrir las oscilaciones en el valor de los activos (volatilidad) no es el único factor a considerar en la planificación de nuestras inversiones. Debemos tener en cuenta que siempre que invertimos nuestro dinero asumimos ciertos riesgos, incluso dejar el dinero debajo del colchón conlleva una potencial pérdida, porque el valor del dinero que guardamos en casa, con el tiempo disminuye por el efecto de la inflación.

El incremento de los precios (IPC) provoca que lo que hoy compramos con un euro sea mucho menos que lo que podíamos comprar hace 15 años, pero mucho más de lo que podremos adquirir dentro de una o dos décadas. Para no perder poder adquisitivo, la rentabilidad de nuestras inversiones debería superar a la inflación.

Visto con números: si tengo, por ejemplo, 100.000 euros, en un escenario de inflación anual del 2% (actualmente es inferior, pero este es el objetivo del Banco Central Europeo) y dejo el dinero en un cajón en casa, dentro de 20 años su valor equivaldrá al de 67.000 euros de hoy. Por proteger mi dinero de la volatilidad de los mercados he perdido un poder de compra equivalente a 33.000 euros.

Conoce Abante 80% protección creciente

El primer fondo en España que te ayuda a proteger tu rentabilidad

Quiero saber más

Normas