Nueva directiva

La CE blinda la independencia de las autoridades de competencia

Bruselas aprueba un proyecto de directiva para impedir las injereencias políticas

La norma obligará a conferir amplios poderes a los organismos de supervisión

La comisaria europea de Competencia, Marghette Vestager.
La comisaria europea de Competencia, Marghette Vestager. EFE

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, pretende blindar la independencia de sus homólogos nacionales para que actúen a salvo de injerencias políticas o de los vaivenes gubernamentales en cada capital.

Por primera vez, una directiva, presentada ayer en Bruselas por Vestager, establecerá normas a nivel europeo para garantizar la independencia e imparcialidad de las autoridades nacionales de competencia, fijará los poderes mínimos de que deben disponer, obligará a dotarlas de recursos humanos y financieros suficientes, requerirá sanciones disuasorias y coordinará los sistemas de clemencia.

La aprobación del proyecto de directiva coincide en España con la enésima reforma de los reguladores y autoridades nacionales de competencia, que tras haber sido unificada (en la CNMC) están a punto de escindirse de nuevo tras el acuerdo de legislatura entre el Partido Popular y Ciudadanos.

Con toda probabilidad, el Gobierno deberá tomar en cuenta el proyecto de Vestager, aunque la aprobación definitiva de la directiva depende ahora del Consejo de Ministros de la UE y del Parlamento Europeo.

El objetivo de la reforma Vestager es permitir que “todas las autoridades nacionales de competencia puedan tomar decisiones de forma totalmente independiente”. Vestager, además, quiere mano dura porque la Comisión está convencida de que apenas se ha descubierto la punta del iceberg de los cárteles empresariales que lastran a la economía europea.

El estudio de impacto previo a la directiva se hace eco de un informe que indica que entre 1985 y 2010 las autoridades de competencia sólo descubrieron y castigaron el 20% de los cárteles existentes.

Más poderes

La reforma de Vestager aspira a que todas las autoridades nacionales dispongan de poderes suficientes para investigar a las empresas. “En algunos países”, señaló la comisaria, “no pueden, por ejemplo, revisar los ordenadores o los teléfonos móviles de una empresa a la que están investigando”.

La directiva obligará a todos los Estados a conferir a las autoridades de competencia amplios poderes de investigación, desde la posibilidad de registros por sorpresa en la sede de las empresas a la de acceder a los discos duros de sus ordenadores, móviles o tabletas.

La reforma de la CNMC también en el punto de mira

La Comisión Europea descentralizó la aplicación de las normas de competencia en 2004 para descargar parte del trabajo en las autoridades nacionales. El sistema, según Bruselas, ha funcionado y ha permitido investigar en total más de 1.000 casos. Pero la CE también ha tenido roces con varios a países, entre ellos España, cuando ha visto en peligro la independencia de las autoridades o los reguladores nacionales.

El Tribunal de Justicia europeo también se ha pronunciado y declaró ilegal el cese de dos directivos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones como paso previo a la creación de la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia). Bruselas vigila la probable escisión de la CNMC y vela para garantizar que se respeta su independencia.

Normas