Entrevista

Toni Roldán (Cs): “Queremos que el próximo año bajen los impuestos”

El diputado del partido liberal no da por hecho su apoyo a los Presupuestos Generales

ciudadanos
Toni Roldán, portavoz de Economía de Ciudadanos.

Sobre la mesa cubierta de papeles del diputado Toni Roldán (Barcelona, 1983), en su despacho en el Congreso, circulan asuntos capitales para el país como las recientes negociaciones de Ciudadanos con PP y PSOE para formar Gobierno. El portavoz de Economía de los liberales en el Parlamento recibe a CincoDías en un momento crucial para la legislatura, en medio del tira y afloja con Cristóbal Montoro sobre los Presupuestos Generales. La mano derecha de Luis Garicano, con quien escribió Recuperar el Futuro, se encuentra “satisfecho” de lo que han conseguido “arrancar” al Ejecutivo en los primeros meses del pacto.

Pregunta. ¿Cómo va la negociación de los Presupuestos? ¿Cuáles son los principales escollos?

Toni Roldán, diputado de Ciudadanos. ampliar foto
Toni Roldán, diputado de Ciudadanos.

“Me entrevisto con Montoro y no creo que tenga un planteamiento de futuro, un modelo de crecimiento para el país”

“En España tenemos un problema, hay muchas empresas muy pequeñas y muy pocas muy grandes”

“A nosotros nos gustaría que se rebajara también el IVA del cine”

Respuesta. En la legislatura anterior había dos grandes retos. El primero era estabilizar la economía, y le reconozco a Guindos que reaccionaron, pero no hicieron ninguna reforma estructural profunda. Las claves para el futuro son el conocimiento, el talento y la educación. El Gobierno arrastra los pies en estos temas. De momento, no veo demasiada ambición en este Presupuesto. Tienen poco interés en cambiar las cosas. Estos temas son esenciales para sentar las bases de un nuevo crecimiento económico. Nosotros negociamos una serie de cosas; veremos si están, pero de momento no hemos visto los últimos papeles.

P. ¿Por qué cree que el Gobierno arrastra los pies?

“El Gobierno prefiere proteger a los amnistiados”

Una de las medidas estelares del pacto de investidura entre PP y Cs era realizar una revisión para que las personas que se acogieron a la amnistía efectuada por el Gobierno en 2012 paguen el tipo del 10% por las cantidades rescatadas, como se previó en un principio.

Llegaron unos 40.000 millones de euros, que aportaron menos de 1.200 millones de recaudación: el tipo efectivo fue de solo el 3%. “Pasó lo que nosotros temíamos. El Ejecutivo se comprometió a una cosa y no la cumplió. Prefiere proteger a los amnistiados, a los que se perdonaron cerca de 2.800 millones”, señala el diputado de Cs. “Vamos a seguir insistiendo a Montoro, pero en cuestiones de regeneración y de corrupción, el Gobierno suele arrastrar los pies”, sentencia Roldán.

Otras promesas necesitarán más tiempo para materializarse. Como la que permitirá a los desahuciados, bajo determinadas circunstancias, permanecer hasta dos años de manera gratuita en su vivienda y la ley de segunda oportunidad, muy relacionada con la anterior.

Donde sí ha habido avances de calado es en el ámbito de los reguladores. Ya está en marcha la norma que partirá la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), dará más independencia a la CNMV, al Banco de España y creará una oficina única de reclamaciones. También, se pretende crear un comité para elegir a las cúpulas, como publicó este periódico el 13 de febrero. “Es clave que el acceso sea meritocrático. Con este mecanismo de nombramientos, se busca que los partidos se autocensuren y no propongan a políticos que no tienen ni idea”, explica Roldán.

R. Honestamente, no creo que tengan muchas ganas de cambiar la economía del país, que piensen en el futuro y en cómo van a modernizarlo. Me entrevisto con Montoro y no creo que tenga un planteamiento de futuro, un modelo de crecimiento para el país. Hay cosas en las que ya hemos avanzado, como con los autónomos o los permisos de paternidad. Para llevar cuatro meses de legislatura, estamos contentos de lo que le hemos conseguido arrancar al Gobierno. Tampoco se toman en serio el empleo. Crearon un grupo de expertos para cambiar las relaciones laborales y no consiguen llegar a ningún mínimo acuerdo cuando tenemos el sistema laboral más anómalo de toda Europa, que genera precariedad masiva.

P. El Gobierno ha realizado concesiones al PNV, con el AVE o Kutxabank. ¿Están cómodos en un pacto con los nacionalistas?

R. Cuando vea el Presupuesto, veremos a ver lo que nos traen. Cuando veamos qué concesiones hay para cada uno, lo que le das a ellos o a nosotros; veremos si nos compensa, y si creemos en ese Presupuesto. Es una variable que importa, pero hay muchas otras. Nos gustaría que el PSOE asumiera un poquito de liderazgo, tuviera en cuenta la situación del país y dijera que va a apostar por que haya un Presupuesto, en vez de cerrarse en banda. Para no querer hablar de cómo cambiar las cosas ya está Podemos.

P. El IVA de los toros bajará. ¿Van a exigir que baje también el del cine?

R. Nuestro acuerdo era rebajar el IVA de los espectáculos, excepto el cine y espectáculos de lujo, y se va a cumplir. El acuerdo es el que era. A nosotros nos gustaría que se rebajara también el IVA del cine, pero el Gobierno no tiene demasiado interés en apoyar la cultura, aunque seguiremos peleando.

P. ¿Cuándo llegará la rebaja del IRPF que acordaron con el PP?

R. De momento, tenemos un acuerdo entre el PP y el PSOE para subir los impuestos 8.000 millones este año. Nosotros vamos a intentar que el año que viene, si hay espacio fiscal, bajen los impuestos. Nuestro compromiso era que al final de la legislatura bajaran. Ahora el acuerdo ha ido en la dirección contraria. Creemos que había varias vías para conseguir dinero público y esa no era una de ellas. Había otras como reducir las duplicidades o revisar la amnistía fiscal.

P. ¿Cómo se ayudará a las pymes?

R. En España tenemos un problema: hay muchas empresas muy pequeñas y muy pocas muy grandes. Eso ocurre en parte porque tenemos un sistema regulatorio que favorece que no crezcan. A partir de cierto tamaño, hay un cambio de regulación y unas exigencias distintas. Nosotros queremos quitar las trabas. Las grandes empresas tienen algunas regulaciones que no tienen criterio y que no hay razón de tamaño para justificarlas.

“Trump y el ‘brexit’ expulsan talento”

P¿Cuál es el objetivo del programa de entrada exprés que acaban de presentar en el Congreso?

RLos países avanzados tienen políticas activas de inmigración. Así se puede identificar talento y ofrecer paquetes especiales o visados exprés. Y esto es más fácil en un mundo donde hay países que están expulsando masivamente el talento. Con Trump y el brexit, Estados Unidos y Reino Unido están cerrando fronteras y mirándose el ombligo. Me gustaría que el Gobierno tuviera los brazos abiertos y que España fuera un paraíso del talento.

P¿Cómo funcionará el complemento salarial?

REstamos muy cerca de conseguir el complemento salarial, que utiliza el dinero del Plan de Garantía Juvenil que el Gobierno no había tenido ninguna idea de cómo usar. Tenemos que afinar los últimos detalles, pero se trata de un complemento condicionado a la formación de alrededor de los 400 euros. Es temporal, no dura para siempre, es un incentivo a la contratación.

P¿Y la mochila austríaca para los trabajadores?

RTenemos un problema evidente con la fragmentación del mercado laboral, la rotación de los trabajos y la dificultad para adquirir derechos. La mochila permite acumular derechos en un mundo donde va a haber más trabajos por servicios, tipo Uber. Si no la gastas en el desempleo, se guarda para la jubilación.

P¿Cree que es suficiente el complemento para acabar con el desempleo juvenil?

RHay un problema particular con los parados de larga duración que venían del mundo de la construcción. Las políticas activas han fracasado, apenas tienen un éxito de reintegración del 3% o del 4%. Además, hay que reformar de verdad el sistema universitario, porque genera básicamente masas de parados. No crea el talento que se busca ni los conocimientos que demanda el mercado. Entre tanto, hay otra medida clave para abrir las barreras que impiden que los jóvenes progresen que es el contrato único. Hay un muro de separación entre un sistema de contratación y el otro. La manera más progresista de ayudar a los jóvenes sería romper esa barrera y decirles que tienen los mismos derechos.

Normas