Retribución al accionista

Los dividendos aceleran en primavera: cómo aprovecharlos

Las cotizadas premiarán al accionista con suculentos pagos en los próximos meses

Los dividendos aceleran en primavera: cómo aprovecharlos Ampliar foto

Uno de los pilares de la Bolsa española es la remuneración al accionista.Según las estimaciones de Factset facilitadas por Link Securities, a lo largo de este año las cotizadas españolas desembolsarán 27.000 millones de euros en dividendos, 18.000 de los cuales se pagarán hasta el próximo mes de julio. La cantidad repartida a lo largo del año se situará, no obstante, por debajo del máximo registrado en 2014, cuando las firmas españolas pagaron 43.260 millones, una cifra que estuvo marcada por el dividendo extraordinario de Endesa tras la venta de su negocio de América Latina a Enel. Sin pagos extraordinarios, el máximo fue el registrado en 2009, cuando se distribuyeron 33.100 millones de euros.

Las previsiones de Factset fijan en 27.000 millones el importe a repartir este año

Según un informe elaborado por BME, los dividendos son un elemento central en la toma de decisiones de inversión en Bolsa para muchos agentes económicos. Una prueba de ello es que el 25% de la renta variable española a cierre de 2016 está en manos de las familias. Aquí el dividendo juega como una gancho para atraer a los más indecisos. La Bolsa española se caracteriza desde hace años por disponer de un amplio conjunto de empresas cotizadas con altas tasas de rentabilidad por dividendo, indica el operador del mercado. Desde su nacimiento en 1992, el Ibex 35 ha multiplicado su valor por 3,5, obteniendo una rentabilidad acumulativa anual del 5,2%. Incluyendo los dividendos, en ese periodo su valor se ha multiplicado por nueve, lo que supone un rendimiento anual del 9,3%. La retribución al accionista aporta por tanto 4,1 puntos adicionales de rentabilidad anual.

Rentabilidad

Una de las señas de identidad de las cotizadas españolas es el especial cuidado que han tenido con el accionista.Es aquí donde el dividendo juega un papel destacado. La rentabilidad por dividendo de la Bolsa española es de las más elevadas. A día de hoy se sitúa en el 4% frente al 2% de otras como la alemana. Este aspecto juega un papel destacado no solo en los momentos de mayor inestabilidad para los mercados, sino que en un entorno como el actual en el que los tipos de interés están bajo mínimos son un gancho para los inversores más conservadores, que encuentran en el dividendo una opción rentable a un menor riesgo. “Para la parte más conservadora y defensiva de las carteras consideramos clave la rentabilidad por dividendo”, indica Juan José Figares, analista de Link Securities. “No obstante, antes analizamos la capacidad real de las compañías de pagar los mismos.Es por ello que apostamos, en principio, por cotizadas que ofrezcan una elevada visibilidad de resultados y que generen flujos de caja elevados”, añade.El experto señala que las firmas que operan en sectores regulados o el de las autopistas y la alimentación son las más representativas de esta tendencia.

Tradicionalmente, las grandes abanderadas de las rentabilidades por dividendo más atractivas han sido las utilities. Sin embargo, cada vez son más los analistas que señalan que el atractivo de este tipo de empresas parece tener los días contados.

La nueva fiscalidad del dividendo elección es un incetivo para dejar de utilizar esta estrategia de remuneración

En un contexto de repunte de las rentabilidades de la deuda, la renta fija empieza a ser vista con mejores ojos.No obstante, aunque en los últimos meses los tipos en el mercado de deuda han subido como consecuencia de la incertidumbre política que vive la zona euro, pero también como parte del proceso de normalización monetaria (especialmente en EE UU donde al Reserva Federal ha subido el precio del dinero tres veces poniendo fin a la era de los tipos cero), el spread de rentabilidad en favor del dividendo frente a la rentabilidad de la deuda sigue siendo elevado, pero ya no está en zona de máximos como llegó a marcar en septiembre de 2016.

Dentro delIbex 35, las empresas que disponen de la rentabilidad por dividendo más atractiva son Enagás (6,27%), Abertis (5,33%) y Red Eléctrica (5,32%). Telefónica (3,88%) ha sido desbancada del pódium después de que su presidente José María Álvarez-Pallete recortara su dividendo con cargo a las cuentas de 2016 (0,55 euros por acción) y 2017 (0,44 euros por acción) con el objetivo de reducir la deuda. Fuera del Ibex 35, la cotizada que dispone de la rentabilidad por dividendo más suculenta es Saeta Yield (8,8%).

Pero la rentabilidad por dividendo no lo es todo a la hora de invertir. El accionista, especialmente aquel que tenga menor tolerancia al riesgo, debe tener presente las expectativas de evolución en Bolsa de las compañías.En muchas ocasiones, la rentabilidad por dividendo no obedece en exclusiva a unos pagos elevados, sino que puede estar motivada por un peor comportamiento bursátil. Es decir, el inversor debe prestar atención a las recomendaciones de las firmas de análisis. Por ejemplo algunas compañías con una rentabilidad por dividendo baja, como lo son Cellnex o Gamesa, que cuentan con excelentes recomendaciones.

Fin del ‘scrip dividend’

Esta forma de retribuir al accionista llegó en 2009 de la mano de Santander y a partir de ese momento muchas compañías decidieron seguir sus pasos porque permitía premiar la fidelidad del accionista a la vez que limitaba la salida del dinero de caja.El éxito cosechado por esta fórmula fue tal que en 2103 alcanzó el 40% del total de la retribución de ese año. Sin embargo, conforme las empresas han reducido su deuda y los resultados han mejorado, muchas cotizadas han decidido obviar esta forma de retribución y empiezan, poco a poco, a recuperar el efectivo. No obstante, todavía son muchas las empresas que abonan alguno de sus pagos en forma de scrip dividend. En 2016, hasta 11 firmas (Popular, Iberdrola, ACS, CaixaBank, BBVA, Sabadell, Ferrovial, Repsol Acerinox, Santander y Telefónica) repartieron 5.542 millones en concepto de dividendo siguiendo esta fórmula. Se espera que la cifra abonada a través de scrip dividend siga reduciéndose en los próximos meses. Por ejemplo, ACS ha anunciado recientemente que estudiará la posibilidad de abandonar esta estrategia. CaixaBank realizará en 2017 todos sus pagos en efectivo mientras Telefónica pagará en dinero contante y sonante el dividendo con cargo a las cuentas de 2017. Santander ha pasado de entregar todos sus pagos por medio del dividendo elección a reducir su presencia a uno.El último de ellos fue en noviembre de 2016 cuando repartió 4,5 céntimos por acción vía scrip dividend.

El gran inconveniente de esta fórmula de retribución es la dilución de los ratios por acción de las cotizadas, tal y como señala Figares. Esto, unido a los cambios fiscales introducidos en enero (la venta de los derechos a la empresa o en Bolsa tienen la misma tributación que el cobro del dinero en efectivo), hacen que pierda fuerza.

Pagos crecientes

La mejora de los resultados debería trasladarse en incrementos de los dividendos.La última en anunciar que eleva el dividendo a pagar con cargo a las cuentas de 2016 ha sido Inditex.El grupo comunicó el día de los resultados un aumento del 13,3% del pago con cargo a las cuentas del pasado ejercicio fiscal. Así, la empresa distribuirá 0,68 euros por acción frente a los 0,60 euros que pagó un año antes. A la hora de invertir en base a la retribución al accionista, Nicolás Fernández, director de análisis de Sabadell, defiende que lo “importante es que sea sostenible y que puede aumentar”.

Esta visión contrasta con la mantenida por Gemma Hurtado, gestora de Mirabud. La política de retribución al accionista que tienen las cotizadas no es un aspecto que Hurtado tenga en cuenta a la hora de seleccionar los valores que forman parte de la cartera. “A veces me preguntan cuál es la rentabilidad por dividendo del fondo y no tengo ni idea de cuál es”, confiesa la gestora. Hurtado se declara “fan de que compañías que usan la caja que generan para hacer buenas inversiones, que nos den un retorno al accionista. Si tú con el dinero que generas tienes un buen proyecto para darme retorno, utilízalo”, afirma Hurtado. La experta considera que “pagar dividendos porque sí es un absurdo”, y piensa que el mercado vería con buenos ojos que compañías que estén altamente endeudadas optaran por cancelar el pago de dividendo para reducir la deuda.

Normas