Escapadas

Skye, una isla de otro planeta

Paisajes indomables, mariscos y whisky en el salvaje oeste escocés

Turismo en Escocia
La singular orografía de Skye es su principal atractivo.

Dejar atrás el castillo de Eilean Donan, uno de esos símbolos que atribuimos a cualquier postal de Escocia, y continuar nuestra ruta al noroeste parece un pecado. Sin embargo, la autopista A-87 que acaricia la rugosa costa occidental caledonia nos conduce a un destino que no parece pertenecer a este planeta: la isla de Skye.

El puente de Kyle of Loach conecta el Reino Unido con la mayor de las Hébridas interiores. Skye, con una superficie proporcional a Gran Canaria, está conformada por pequeñas penínsulas que se adentran en el indomable Atlántico y cuyo paisaje es tan sobrio como yermo. Un paisaje en el que el brezo es el protagonista frente a cualquier formación boscosa y donde los colores ocres, rojizos, verdes y grisáceos cambian de una colina a otra.

Portree
Barcos en Portree. Visit Scotland

PORTREE
Entre tanto deleite natural, Portree, capital de la isla, aporta su toque urbanita, que tampoco está de más. En este pintoresco puerto de tan solo 2.500 habitantes se respira la más pura esencia escocesa: de alma marinera y gente de lo más peculiar.

Las pequeñas casas de colores pastel del pueblo eran antaño morada de valientes pescadores y hoy albergan bonitos hoteles, bed & breakfast, restaurantes expertos en pescado y mariscos, también fish & chips, e incluso un pub con música en directo, The Isles.

Old Man of Storr
Old Man of Storr. Visit Scotland

Le advertimos de que, si decide adentrarse en este local, tendrá un encuentro directo con la cultura de Skye, ya que nada más sentarse se le acercará algún que otro lugareño para hablarle orgulloso de su tierra o de su equipo de fútbol. También le prometemos que le costará bastante entenderles, sea bilingüe o no.

PENÍNSULA DE TROTERNISH
Altos acantilados, mesetas escondidas y pináculos de roca. A medida que se avanza hacia el norte, el paisaje en Skye se vuelve cada vez más salvaje. La península de Troternish, en la parte oriental de la isla y a tan solo 10 km de Portree, es de esos lugares que no dejan indiferente a uno.

Basta con seguir la carretera litoral, muchas veces camuflada por la niebla, para toparse con gigantescas formaciones montañosas con pináculos de basalto como The Old Man of Storr, protagonista en este skyline montuoso, y acantilados cortados a cuchillo sobre el mar como el Kilt Rock, que recuerda a los pliegues de una falda escocesa.

Tanto los amantes del trekking como los más vagos encontrarán en este lugar, conocido como The Quiraing, inmensidad de rutas para perderse entre rocas, valles y colinas desde Staffin o Uig.

CUMBRES DE CUILLIN
Si hablamos de colinas y de rutas, no podemos olvidarnos de las cumbres de Cuillin, en la parte suroeste de Skye. Esta cordillera no destaca por sus grandes picos, pero sí por su aspecto tenebroso, siempre entre brumas y de color negro como el carbón que se intercala con el verde y ocre de las praderas.

La célebre ruta de las Piscinas de Hadas (Fairy Pools), al pie de las Cuillin y cerca del pueblo de Glenbritte, muestra la cara más dulce y apacible del lugar. El sendero transcurre junto a un frágil riachuelo que descansa en diferentes charcas formando en su curso cascadas y arcos en la roca.

La travesía no lleva más de 40 minutos y los más valientes podrán bañarse en este entorno idílico mientras que el resto se conformará con sacar preciosas fotos. 

FARO DE NEIST POINT
En la punta más occidental de la isla se guarda el más famoso de los faros escoceses, el de Neist Point. Llegar hasta él no es tarea fácil, pero en Skye pocas cosas lo son. Después de recorrer en coche un estrecho camino esquivando ovejas, le espera una bonita senda a pie hasta llegar al faro, desde donde se suelen divisar ballenas y delfines.

Guía para el viajero

Portree
Portree tiene tradición pesquera. Turismo de Escocia

Cómo ir. La isla de Skye se encuentra frente a la costa occidental escocesa. Se puede llegar por la autopista A-87, cruzando el puente Kyle of Loach, o cogiendo un ferri desde Mallaig a Armadale. Lo más recomendable es alquilar un coche para recorrer la isla a su antojo.

Clanes y castillos. Los MacLeod y los MacDonald son los principales clanes de la isla de Skye. Después de siglos de sangrientas batallas, aún hoy se reparten este indomable territorio con grandiosos castillos como muestra de su poder. El de Dunvengan, del clan MacLeod, es el castillo habitado más antiguo de toda Escocia y el más interesante de la isla.

Destilería Talisker. En el pueblo de Carbost, junto al Loch Harport, se encuentra la única destilería de la isla de Skye y, según los expertos, la que elabora uno de los mejores y más auténticos whiskys escoceses. Casi todos los que pasan por Skye se detienen en esta destilería para catar sus diferente variedades de malta.

Old man of Storr. El viejo de Storr es un pináculo de roca con forma de hombre sentado mirando al mar en la zona montañosa The Quiraing. Desde la base, a poco más de una hora caminando desde la carretera, se divisan las islas Raasay y Rona.

Normas