Telecomunicaciones

Acuerdo en la fibra de Telefónica y Vodafone: un nuevo escenario con objetivos financieros

Pallete defendió ayer que haya una mayor compartición de redes entre telecos

Telefónica
Laurent Paillassot, Antonio Coimbra y José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, defendió ayer que haya una mayor compartición de redes entre las telecos europeas. En unas jornadas organizadas por The Economist, el directivo señaló que estos acuerdos permitirían liberar recursos para impulsar la inversión en innovación y desarrollo en el Viejo Continente.

Sus palabras venían pocas horas después de que Telefónica y Vodafone anunciasen un acuerdo histórico por el que el antiguo incumbente abrirá su red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) en España a la filial del grupo británico. Un pacto de trascendencia europea que cambia la estructura del negocio en España y que puede reproducirse en otros países.

De momento, Telefónica da un giro a sus posiciones. A lo largo de los últimos años, se ha mostrado crítica con la regulación que le obligaba a abrir su red de fibra a otras empresas. La teleco ha recordado en distintas ocasiones que en el anterior escenario, sin regulación, las operadoras hicieron fuertes apuestas de despliegue de fibra, incluyendo millonarias compras, como las de Jazztel y Ono, por parte de Orange y Vodafone, respectivamente.

En este nuevo escenario, Telefónica busca rentabilizar con mayor rapidez las fuertes inversiones realizadas en fibra. No es para menos, con un total de 17,1 millones de hogares pasados, la operadora que en España preside Luis Miguel Gilpérez, ha desplegado la mayor red de FTTH de Europa, muy por delante de las realizadas por Deutsche Telekom en Alemania, Orange en Francia, Telecom Italia en el mercado transalpino y BT en Reino Unido.

Ahora, Telefónica se asegura unos ingresos procedentes de Vodafone, en un momento en el que la operadora está aplicando una estrategia de control del gasto y maximización de los activos para reducir deuda por la vía orgánica. La empresa, que quiere reducir la presión de las agencias de rating, situó su deuda en 48.500 millones a final de año, aunque bajaría hasta 47.300 millones de incluirse la venta del 40% de Telxius a KKR.

De igual forma, las telecos tratan de liberar fondos para hacer frente a otras contingencias, como la compra de contenidos, en un momento de crecimiento de la televisión de pago. Entre ellos figura la adquisición de los derechos del fútbol español, en su conjunto por encima de los 2.000 millones de euros, que se ha dejado sentir en las cuentas de las empresas del sector.

Vodafone, a su vez, se asegura con el acuerdo con Telefónica el acceso a una red de fibra con una gran cobertura nacional. Y según fuentes del mercado, a un “precio razonable”. Pese a la fuerte apuesta con la compra de Ono en 2014, por 7.200 millones de euros, su posición no estaba clara. Al contrario que Telefónica y Orange, nunca ha publicado objetivos de despliegue. Con una fuerte pujanza comercial y de despliegue de redes, Orange ha arrebatado a Vodafone el segundo puesto en el ranking del sector en España. Además, fuentes del sector afirman que el grupo Vodafone considera que ya ha hecho millonarias inversiones en España.

Con el movimiento, Vodafone quiere hacer valer la posición territorial que le otorga el acuerdo mayorista con Telefónica. En el sector se advierte de que Orange podría verse penalizada tras un esfuerzo inversor de gran relevancia que ha llevado su red de FTTH a 9,6 millones de hogares, y perder esa ventaja competitiva. El grupo, no obstante, defiende que los clientes son suyos y al evitar un pago mayorista a Telefónica la beneficiada es la rentabilidad de su cuenta de resultados.

En el futuro no sería descartable un acuerdo mayorista similar entre Telefónica y Orange, pero la empresa que dirige Laurent Paillassot quiere cumplir su objetivo de llegar con la fibra a 14 millones de hogares en 2020. Quiere luchar con Movistar y aprovechar su posición en las grandes ciudades. En cualquier caso, el escenario ha cambiado para todas las operadoras.

Normas