Textil

Desigual planea salir a Bolsa en el medio plazo tras reorganizarse

La empresa factura 861 millones en su segundo ejercicio consecutivo de caída de ingresos

desigual
Estantería de una tienda de Desigual.

Desigual planea salir a Bolsa en el medio plazo, una vez terminado el proceso de reorganización de su negocio en el que se encuentra inmerso. La compañía redujo su facturación un 7,8%, su segundo ejercicio consecutivo de caída.

Desigual tiene en agenda la salida a Bolsa en el medio plazo”, reconoce Alberto Ojinaga, director de operaciones de la compañía catalana, en declaraciones a CincoDías. Pero antes, la firma textil quiere culminar su proceso de reorganización iniciado el pasado año.

El grupo decidió en 2016 acometer una transformación en su modelo de negocio con el fin de intentar recuperar el crecimiento. Tomó la iniciativa tras haber reducido sus ventas en 2015 tras 20 años seguidos de crecimiento.

Un retroceso que se ha repetido en 2016. La compañía facturó 861 millones, un 7,8% menos que el año anterior. También retrocedió en su ebitda, un 17%, hasta los 166 millones, que se une a la caída del 24% en esta magnitud de 2015.

A ello también se suma un recorte en la red de tiendas. La empresa terminó el ejercicio con 30 establecimientos menos, lejos de los años previos a 2014, cuando el ritmo de aperturas superaba los 100 locales nuevos al año, como en 2014.

Ojinaga achacó esta tendencia a la baja a dos causas. Por un lado, su fuerte exposición a Europa, que supone el 90% de sus ingresos, y un mercado en el que solo crecen las grandes compañías y las ligadas a la moda de bajo coste. Por otro lado, la apreciación del dólar. “Compramos el 70% de nuestro producto en dólares y vendemos casi todo en euros”, aclaró el directivo.

Por contra, la empresa aumentó su beneficio el pasado ejercicio un 9%, hasta los 71 millones. La empresa achacó esta mejora al plan de eficiencia iniciado el ejercicio anterior y a la ausencia de los extraordinarios, por las provisiones que había realizado en 2015 para acometer la transformación.

Ojinaga defendió que el plan de reestructuración de la empresa consta de dos fases. La primera, en la que está inmersa en la actualidad, consiste en repensar la base del negocio, cambiar el catálogo y transformar las tiendas. En una segunda fase, la empresa diseñará su plan de crecimiento, en el que jugará un papel importante la estrategia de comercio electrónico.

La empresa ha anunciado además la incorporación de David Meire, como director de cliente, con la tarea de acelerar el cambio de la compañía mejorando su adecuación al cliente y el cambio de estrategia de marketing.

Meire cuenta con una amplia experiencia profesional en la industria textil y el sector retail, tras 17 años ocupando cargos directivos en Nike y responsabilizándose del desarrollo del negocio en mercados internacionales. Cabe destacar que en los últimos 2 años en Nike, David ha liderado el avance del negocio desde su posición de Director General de Retail en Europa.

Normas