Elecciones legislativas

Las elecciones en Holanda abren la puerta a una coalición de centro-derecha

La extrema derecha queda lejos del primer puesto y no capitaliza el desplome de los laboristas

El primer ministro holandés, Mark Rutte
El primer ministro holandés, Mark Rutte REUTERS

La derrota del ultraderechista Geert Wilders ha marcado las elecciones hoy celebradas ayer en Holanda; el partido xenófobo, al que muchos sondeos daban como ganador, se ha quedado muy lejos de los liberales de Mark Rutte. Pese a ser la fuerza con más escaños, 33 según los resultados escrutados al 95%, la formación de Gobierno será más que compleja. 

El Partido Por la Libertad (PVV) del ultraderechista Geert Wilders ha obtenido 20 escaños, prácticamente empatado en la segunda posición con los democristianos de la CDA y los centristas (liberales de izquierda) de D66; ambos han obtenido 19 representantes. .

Los ecologistas GroenLinks han conseguido 14 escaños (ganan 11), los mismos que el Partido Socialista. Los laboristas, socios de Rutte en el actual Gobierno y con fuerte peso en las instituciones europeas (con Jeroen Dijsselbloem como principal figura) protagonizan un desplome histórico: pierden 29 escaños hasta los nueve. La Unión Cristiana y el Partido Animalista han obtenido cinco.

Los resultados abren la puerta un Gobierno de centro-derecha.  Los diputados del VVD de Rutte, junto con los 19 que han logrado tanto Llamada Democristiana (CDU) como los centristas de D66, darían lugar a un Ejecutivo en minoría con 71 apoyos parlamentarios. El primer ministro ya adelantó durante un debate electoral radiofónico que los socios de coalición que estos son los socios que tiene en mente. El líder de D66, Alexander Pechtold, también apostó durante la campaña por un gobierno progresista “de centro” formado con los liberales y los democristianos.

Para superar los 76 parlamentarios que proporcionan la mayoría absoluta en una Cámara Baja con 150 miembros, Rutte podría recurrir a los 9 escaños de los laboristas (PvdA), si es que están dispuestos a repetir tras su histórico desplome. Su líder, Lodewijk Asscher, reconoció la derrota de su partido y, entre lágrimas, aseguró que seguirá siendo líder de su formación y que luchará “por una economía justa y una sociedad decente” en Holanda.

Pese a los 20 escaños del Partido de la Libertad, la mayoría de formaciones políticas ya manifestaron durante la campaña electoral su negativa a pactar con el ultraderechista y eurófobo Geert Wilders.

Rutte celebró en un discurso en La Haya haber derrotado al “populismo equivocado” del ultraderechista Geert Wilders. “¡Qué noche! Pedimos que se le parara. Paradlo. Hemos parado el populismo equivocado”, aplaudió el candidato del VVD. Un eufórico Rutte mostró su deseo de “volver a unir Holanda” y, en referencia al ultraderechista y eurófobo Geert Wilders, aseguró que el país “sigue siendo proeuropeo”.

Wilders reconoció su derrota, aunque se declaró “ganador de cuatro escaños más” que en las pasadas elecciones. “Esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande”, añadió el líder del Partido de la Libertad (PVV).

  • Felicitaciones en Europa

El carácter europeo de estas elecciones, en un país donde suelen pasar desapercibidas, quedó patente en las primeras reacciones, empezando por la eufórica de Peter Altmaier, jefe de gabinete de Angela Merkel: "Holanda, Holanda, eres una campeona. Nos encantas por tus acciones! Felicidades por este gran resultado". El ministro de asuntos exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, felicitó a los holandeses "por parar el auge de la extrema derecha".

  •  Ciberataques

La jornada electoral se desarrolló sin grandes incidentes. No obstante, varias páginas web como Kieskompas, Prodemos o Stemwijzer, que publican información detallada sobre los programas políticos y ofrecen a los votantes someterse a un test online para elegir a su partido, fueron blanco de ataques cibernéticos a lo largo de la jornada.

La agencia neerlandesa ANP informó de que las páginas quedaron afectadas por los ataques DDoS, que envían al mismo tiempo múltiples solicitudes de información para sobrecargar y desconectar las webs. El Centro Nacional de Seguridad Cibernético (CNSC), junto con numerosos técnicos especialistas, trataron de detener los ataques que, según ANP, procedían del extranjero.

El recuento de los votos en estas elecciones se está llevando a cabo manualmente debido al miedo de las autoridades a un intento de países terceros, en particular Rusia, de influir en los resultados electorales.

 

Normas