Operaciones

Soros acude a la salida a Bolsa de Prosegur Cash

El multimillonario y el fondo Moore Capital han entrado con peticiones de más de 100 millones

George Soros.
George Soros.

La primera salida a Bolsa del año está teniendo una buena acogida entre los extranjeros.Tres grandes inversores acumulan órdenes de compra del 10% de la colocación de Prosegur Cash cada uno. De momento se conoce la identidad de dos, el tercero se mantiene en el anonimato. Uno de ellos es el multimillonario George Soros que, como viene siendo una tendencia en los últimos debuts bursátiles de cotizadas españolas, parece que no quiere permanecer al margen. Según fuentes de mercado, las peticiones del magnate rondan los 100 millones, mismo importe que lo solicitado por el fondo Moore Capital.

Con la entrada en la filial de gestión de efectivo del grupo de seguridad, Soros da un paso más en su apuesta por España. Está presente en el capital de Hispania, donde controla un 16,678% a través del fondo Soros Fund Management.

La decisión del magnate por acudir a la salida a Bolsa de Prosegur Cash sigue los pasos de otros debuts en el parqué español en los que ha participado, como Telepizza y Parques Reunidos, el año pasado, o Aena, Cellnex y Saeta Yield, dos antes. También está presente en infraestructuras, donde participa en Bruc Capital, la gestora creada por Juan Béjar, ex consejero delegado de FCC.

El jueves los colocadores –un ejército liderado por BBVA, Banco Santander, Citi y Goldman, como coordinadores y también con Deutsche Bank, HSBC, JB Capital Markets, Itau BBA, Bankinter y CaixaBank– cubrieron los libros de Prosegur Cash tras lograr vender los 375 millones de acciones de la filial del grupo. No obstante, el periodo de prospección concluye el próximo 15 marzo, día en el que se fijará el precio definitivo para el debut en Bolsa de la compañía. La puesta de largo en el parqué madrileño será dos días después, el próximo viernes 17.

Según la horquilla de precios, los títulos de Prosegur Cash debutarán a un precio de entre 1,95 euros y 2,35. Fuentes del mercado indican que el grueso de la demanda se acumula en la parte media y baja de la banda pero con un fuerte apetito por los inversores extranjeros. De hecho, uno de los equipos colocadores se ha trasladado a la costa este de Estados Unidos. Si bien, ya cuentan con el libro bien cubierto del road show puesto en marcha en Europa.

El free float –capital que cotiza libremente en Bolsa– se situará en el 27,5% como máximo, ligeramente por encima del mínimo exigido (25%). Es decir, Prosegur seguirá siendo el principal accionista con el 72,5% del capital.

Uno de los atractivos de la nueva cotizada será su atractiva política de dividendos. Cash prevé repartir entre sus accionistas entre el 50% y el 60% de su beneficio neto. La intención de la compañía es aprobar un primer dividendo a cuenta en diciembre de 2017 pagadero el 40% en diciembre de 2017; un 20% en marzo de 2018; otro 20% en junio de 2018, y el 20% restante en septiembre de 2018. Este dividendo a cuenta sería sometido a la ratificación de la junta de accionistas de 2018.

La empresa de seguridad prevé ingresar entre 739 y 970 millones con la salida a Bolsa de su filial. El dinero obtenido con la operación será empleado en el “retorno parcial en efectivo a los accionistas de Prosegur del capital invertido […]”. Es decir, la matriz repartirá un dividendo extraordinario, cuyo importe aún no ha sido fijado pero que variará, en función de distintos parámetros, entre los 0,6 euros y los 1,09 euros por acción.

Si entregara un euro por acción, la rentabilidad por dividendo de Prosegur por ese único pago rondaría el 18%; si fueran 0,6 euros, se quedaría en el entorno del 10%. La matriz prevé destinar entre 300 y 400 millones al crecimiento de los negocios de seguridad y alarmas, de forma que le quedarían limpios entre 370 y 670 millones de euros para el dividendo extraordinario. La matriz, controlada por la familia Revoredo con un 50,01% del capital, cuenta con 617 millones de acciones valoradas cada una en 5,56 euros a cierre de ayer.

La filial facturó el año pasado 1.724 millones, un 1% menos, si bien el ebit creció un 2,2%, hasta los 320 millones. Su resultado neto fue 178,3 millones de euros, en línea con el registrado en 2015. Este resultado implicaría devolver en dividendos entre 89 y 107 millones de euros, lo que supondría unos pagos de entre 0,06 y 0,07 euros por acción.

Normas