Entrevista al consejero delegado de Strata

Badr Al-Olama: “Fabricaremos piezas de avión con impresoras 3D”

Strata es la compañía aeronáutica propiedad de Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi

Badr Al-Olama, consejero delegado de Strata
Badr Al-Olama, consejero delegado de Strata

Badr Al-Olama es el consejero delegado de Strata, la compañía aeronáutica propiedad de Mubadala, el fondo soberano que el Gobierno de Abu Dabi creó en 2002 para diversificar la economía del estado homónimo de Emiratos Árabes Unidos. Strata pretende especializarse en la fabricación de piezas de avión con impresoras 3D, como la que certificará este mes la aerolínea Etihad, y busca nuevos socios con los que cooperar. La empresa ha puesto sus ojos sobre Aciturri, uno de los grandes proveedores españoles de aeroestructuras de Airbus, afincado en Castilla y León.

Pregunta. ¿Cómo ve el futuro de la industria manufacturera?

Respuesta. Lo que mucha gente ve como negativo, yo lo veo como positivo. Si somos capaces de utilizar toda la tecnología que estamos desarrollando, como el internet de las cosas o la impresión en 3D, en el beneficio de la industria manufacturera, estaremos mejorando la competitividad y la calidad del producto. Si hacemos eso, el futuro de la industria será extraordinariamente positivo.

P. ¿Qué retos afronta la industria?

R. El reto que afrontamos es que los trabajadores de la industria manufacturera y los de la tecnológica cooperen y hacer lo que se denomina pruebas de conceptos. El otro gran reto es el modelo de negocio. Estuve en el Mobile World Congress con tres ponentes de compañías tecnológicas que hablaban de la venta de productos, mientras que en la industria manufacturera ves costes venir por todas partes. Ellos tienen una solución para mí, pero no saben cómo comunicarse conmigo. No nos entendemos. En lugar de vender, yo quiero ser un socio. Busco a alguien que venga a solucionar mi problema desde un planteamiento de colaboración. Si esa asociación tiene éxito, si yo reduzco los costes, estoy dispuesto a compartir ese dinero contigo. Pero si no tiene éxito, no voy a pagarlo. Esa es la diferencia que tenemos en nuestra manera de hacer negocios.

P. Strata tiene acuerdos con Airbus, ¿cómo están funcionando?

R. Nuestra relación con Airbus y Boeing ha ido mejor que bien. Hemos crecido desde que empezamos en 2010 hasta cerca de 1,5 millones de euros de ingresos el año pasado. No hemos parado de crecer y ha sido gracias a la gran relación que tenemos con ambas empresas.

P. ¿Cómo compite Strata en un mundo tan complejo?

R. En estos momentos tienes que ser competitivo a nivel mundial. Si no cuentas con tecnología, que está en Europa y EE UU, y no tienes bajos costes, que están en India o China. ¿Qué tienes? Has de ser innovador y encontrar una solución que desarrolles con un socio. En relación a España, especialmente en la industria aeronáutica, con compañías como Aernnova o Aciturri podemos aliarnos, trabajar juntos y cooperar para dar un resultado satisfactorio al cliente.

P. ¿Cómo está innovando Strata?

R. En Strata estamos investigando y desarrollando tecnología. Fabricaremos piezas de avión con impresoras 3D. Ese es el nuevo paso para nosotros, pasar de la industria manufacturera tradicional a la 4.0. Gracias a una alianza con Siemens y Etihad Airways, este mes tendremos la primera pieza del interior de un avión fabricada con impresoras 3D que sea certificada. Etihad va a ser la primera aerolínea del mundo en certificar piezas fabricadas con impresoras 3D dentro de sus aviones.

P. Strata pertenece a Mubadala, que tiene diversas compañías en España, como Torresol y Matsa. ¿Están buscando nuevas oportunidades?

R. En la industria aeronáutica estamos buscando socios con los que colaborar. Creemos que el socio adecuado para que nuestra compañía se convierta en una de las tres empresas manufactureras de piezas de avión más importantes del mundo es probable que sea española. Nosotros queremos hacer piezas concretamente para las alas y la cola del avión. Aciturri es la combinación perfecta para Strata, porque se centran en las mismas partes. Por tanto, ahora es una cuestión de dialogar. Hemos empezado a dialogar con Aciturri y esperamos que ese diálogo tenga como resultado algo que sea muy bueno para la industria.

La primera cumbre mundial de la industria manufacturera

La ciudad de Abu Dabi acogerá entre el 27 y el 30 de marzo la primera cumbre mundial de la industria manufacturera (GMIS, por sus siglas en inglés), a iniciativa del Ministerio de Economía de los Emiratos Árabes Unidos y de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.

Badr Al-Olama es también consejero delegado de la GMIS y ha realizado una gira para dar a conocer la iniciativa por diversos países. El directivo estuvo en España en un acto celebrado en la sede de CEOE, donde firmó un convenio de colaboración, junto a su presidente Juan Rosell, por el cual la patronal se convierte en su asociado español.

“Queremos crear el primer club global de la industria manufacturera, que represente al sector privado”, explica Al-Olama a CincoDías. El evento contará con la participación de jefes de Estado, primeros ministros, ministros y consejeros delegados de las firmas industriales más importantes del mundo (1.200 delegados). Aunque el ejecutivo espera una mayor implicación de los Gobiernos. “Toda la gente que pertenece a la industria manufacturera cree que la cumbre es necesaria, pero la pregunta es cómo conseguimos que los Gobiernos alrededor del mundo se tomen a la industria manufacturera más en serio”.

El objetivo de la cumbre mundial es deliberar sobre los retos que afronta el sector y diseñar el futuro del desarrollo industrial del mundo de una forma sostenible, a pesar de celebrarse en un país con alta dependencia económica del petróleo. “Abu Dabi es el emirato que más ha invertido en energías renovables de toda la región, más que Dubái y Arabia Saudí. Empezamos a invertir en renovables porque creemos que el mundo girará hacia este tipo de energías”, asegura Al-Olama.

Normas