Salas cine

El fundador de McDonald’s se apellida Kroc

Llega a los cines la historia de la mayor cadena de comida rápida del mundo

mcdonalds
Un fotograma de la película.

El fundador de McDonald’s se apellida Kroc. ¿Cómo puede ser? Esa es la historia que cuenta El fundador (The Founder), la película protagonizada por Michael Keaton (Batman) que llega mañana a los cines españoles, y que emparenta con La red social o incluso Ciudadano Kane en su retrato del capitalismo y de los personajes enérgicos y a veces algo oscuros que lo llevan adelante.

En 1954, los hermanos Dick y Mac McDonald tenían en San Bernardino (California) un restaurante de hamburguesas con un sistema de comida rápida (no eran los únicos, pero todavía estaba poco extendido), cuando apareció Ray Kroc, vendedor ambulante de máquinas de helados y mil cosas más, que se quedó fascinado por la idea. Así empieza la película, que desarrolla después el conflicto entre una idea del capitalismo más sostenible, la de los hermanos, y otra más salvaje.

Michael Keaton sí trabaja en equipo

Acompañan a Michael Keaton, que tiene un gran parecido con el personaje que encarna, Nick Offerman (de la serie Parks and Recreation) y John Carroll Lynch (de la serie Fargo) en el papel de los hermanos McDonald; Laura Dern (Parque Jurásico) como la primera mujer de Kroc y Linda Cardellini como la esposa de uno de los primeros franquiciados y más tarde, señora Kroc. Completan el reparto Patrick Wilson (Expediente Warren) y B.J. Novak (The Office), que interpreta al astuto abogado que dio a Kroc la clave para triunfar.

A pesar de ser la historia de una de las empresas más conocidas del mundo, nadie la había llevado al cine hasta ahora. Sí había aparecido en libros y canciones, como Boom, like, that, de Mark Knopfler, que inspiró a uno de los productores del filme, Don Handfield. “Los hermanos McDonald piensan en que su producto sea genial, en dejar una huella mínima, en cuidar a sus empleados, mientras que Kroc es el típico que si le dejaran en la jungla talaría cada árbol para llevarse el maletín con la pasta”.

La película, sin embargo, no es un cuento de buenos y malos. Kroc, y lo muestra la película, tenía motivos justos para actuar como lo hizo, aunque sus medios fueran discutibles. Además, como señala Handfield, “era un hombre que con 52 años aún tenía el ánimo y la energía para hacer lo que fuese para construir un imperio”.

También hay tiempo en el filme, de 115 minutos de duración, para las historias sentimentales del empresario. Con 24 millones de euros de presupuesto, muestra la cultura automovilística de los años 50 o el crecimiento de las zonas residenciales. La gente empezaba a querer la comida, los coches, los trabajos y los bienes de forma rápida y automatizada, y Kroc supo verlo antes que nadie.

El coproductor Aaron Ryder resume: “Es una película sobre la búsqueda y la erosión de la integridad, sobre la determinación hacia el éxito. Representa el sueño americano: se puede triunfar con pocas probabilidades, si se tiene fuerza de voluntad.”

Dirige la película John Lee Hancock (Al encuentro de Mr. Banks, y guionista de Un mundo perfecto), y el guión es de Robert Siegel, que compara a Kroc con Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook. “Tiendo a sentirme atraído por la oscuridad. Me gustan los personajes oscuros, complejos, problemáticos”. En su escritura, se inspiró en filmes como Pozos de ambición, que narra la historia de un magnate del petróleo.

Normas