Mercado inmobiliario

Las casas suben ya en Madrid un 9% y en Cataluña, más del 7%

Se trata del mayor repunte desde el año 2007

Evolución de los precios inmobiliarios Ampliar foto

El índice de confianza que elabora el CIS es uno de los indicadores económicos más apreciados por expertos e investigadores porque en función de cómo sean las perspectivas de los consumidores, así adelantarán o retrasarán sus principales decisiones de consumo e inversión. Por ello, la encuesta incluye una pregunta específica sobre el mercado inmobiliario que suele reflejar bastante fielmente qué opinión tiene en general la ciudadanía sobre el mercado de la vivienda.

Las últimas cifras publicadas, relativas al mes de febrero pasado, aseguran que la inmensa mayoría de los consumidores no tiene previsto comprar una casa este año, y solo un 4,7% tiene intención de adquirir una. En cuanto a los precios, uno de cada tres encuestados vaticina que se mantendrán, apenas un 6,2% apuesta por que seguirán depreciándose mientras más de la mitad augura que la senda alcista iniciada en 2014 no parará.

¿Corroboran las estadísticas oficiales esa sensación de que los precios ya no van a dejar de crecer? A priori sí, pero si se analiza el detalle de los números, todo es matizable.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo público hoy el índice de precios de vivienda (IPV) relativo al cierre del año 2016, según el cual las casas cerraron el ejercicio con una revalorización anual del 4,5%; si bien el incremento promedio fue del 4,7%. Por territorios, destacan las alzas de tres regiones: Madrid, con casas un 9% más caras en 2016 que el año anterior, Cataluña, donde los pisos se apreciaron un 7,4% de promedio y Baleares, que protagonizó encarecimientos del 5,7%. En el resto del país, las revalorizaciones fueron ya mucho más moderadas.

Se trata del tercer año consecutivo que la vivienda registra subida de precios después de haber estado contabilizando constantes depreciaciones durante seis años, desde 2008. Además, ese incremento es el más elevado desde 2007, último ejercicio de bonanza en el que los inmuebles se apreciaron en media nada menos que un 9,8%, según la serie histórica de Estadística.

Comportamiento desigual

Por tipos de vivienda, la tasa anual de las casas a estrenar se incrementó un 4,3%, nada menos que tres puntos menos que lo marcado un trimestre antes; mientras que los precios de las viviendas de segunda mano se incrementaron un 4,5%, un punto más que tres meses antes.

Estas fluctuaciones se explican porque el INE elabora su estadística con la información procedente de las notarías, que es a su vez el criterio aceptado por Eurostat para hacer homogéneas y comparables las distintas estadísticas de precios inmobiliarios que se publican en los países miembros de la UE. De tal manera, que dependiendo del volumen de transacciones registrado e un trimestre, así será la evolución de los precios declarados en las escrituras.

Más allá de cómo oscila la variación de precios por trimestres, otro hecho más importante si cabe es comprobar qué ha ocurrido con la revalorización de las casas por territorios. La estadística del INE pone de manifiesto una teoría cada vez más extendida entre los expertos y es aquélla que sostiene que fuera de las dos grandes urbes, Madrid y Barcelona, el mercado está todavía muy lejos de encontrar su nivel de estabilización, con un volumen de ventas y actividad más acorde con un sector que ha superado la peor crisis de su historia.

De ahí que sea en ocasiones exagerado afirmar que los precios de la vivienda se recuperan, cuando lo cierto es que en más de la mitad del país aún no puede decirse que sea así. Basta salir de Madrid, Cataluña y Baleares para comprobarlo.

Normas