Editorial

Mucho trabajo para Competencia

La Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia impuso ayer la mayor multa individual a una empresa por prácticas anticompetitivas, con los 67 millones de euros impuestos a Renfe. La CNMV acusa a la empresa ferroviaria, de titularidad pública y tutelada por el Ministerio de Fomento, así como a la alemana Deutsche Bahn, a la que impone una sanción económica de diez millones de euros, de prácticas para entorpecer la liberalización del transporte ferroviario durante los últimos años, desde 2008 hasta 2013. Hay que recordar que entre estas dos compañías acaparan más del 80% de la actividad logística en la península Ibérica, y han torpedeado la entrada en la actividad de las empresas ferroviarias privadas, filiales de ACS, Ferrovial, Acciona o Comsa. Pero el presidente de la CNMC, Marín Quemada, apuntó ayer también a las empresas de telecomunicaciones por subir precios sobre contratos cerrados, y hacerlo con una coincidencia temporal llamativa, o al proceso de liberalización de la estiba, retrasado durante años, o incluso a la fusión de Renfe y Adif. Demuestra con ello que el trabajo para despejar las prácticas oligopolísticas debe intensificarse, ya sea con este modelo que ha funcionado razonablemente bien, o con la segregación que plantea el Gobierno.

Normas