Transporte ferroviario

Renfe recurrirá la “desorbitada e injusta” multa de la CNMC

El presidente, Juan Alfaro, asegura que la empresa había corregido las prácticas sancionadas

El presidente de Renfe, Juan Alfaro.
El presidente de Renfe, Juan Alfaro.

El presidente de Renfe, Juan Alfaro, ha salido al paso esta mañana de la sanción impuesta por la CNMC a la compañía por prácticas contra la competencia en el segmento del transporte de mercancías. Se trata de la mayor multa individual en la historia del órgano de competencia.

Alfaro ha calificado de "desorbitada, injusta e innecesaria" la pena de 65 millones por poner trabas a la actividad del sector privado en el transporte de carga entre 2008 y 2013, periodo investigado por la sala de competencia de la CNMC tras la denuncia de la asociación de operadores ferroviarios privados AEFP, que engloba a firmas de Acciona, Comsa o Ferrovial, entre otros grupos. El expediente fue abierto en 2014 y, aunque se esperaba una inminente resolución, desde la dirección de Renfe se ha manifestado absoluta "sorpresa" con un resultado "desproporcionado". El órgano de competencia acusa a Renfe y Transfesa, participada por el gigante germano Deutsche Bahn y por la propia Renfe (20%), de pactar para repartirse el mercado del transporte de automóviles y componentes, además de actuar contra la posición de dominio del operador público. Para Transfesa la sanción es de 10 millones de euros.

"La resolución constituye el primer precedente en nuestro país que decide imponer una sanción a Renfe, a pesar de la multitud de denuncias que se han interpuesto ante la CNMC desde que se liberalizó este mercado en el 2008", ha resaltado la AEFP a través de un comunicado.

Renfe Mercancías ha abierto un proceso de desinversiones y ha puesto nueva maquinaria a disposición del mercado, a través de Renfe Alquiler

El primer ejecutivo de Renfe ha dicho en rueda de prensa que la compañía ha puesto ya en marcha medidas para corregir los puntos atacados por la investigación. De este modo, se ha abierto un proceso de desinversiones, en participadas como Transfesa y Semat, y se ha puesto nueva maquinaria a disposición del mercado a través de Renfe Alquiler. "Nada va a cambiar ahora respecto a nuestras prácticas de hace unas semanas porque ya hemos corregido los puntos que nos indicó la CNMC, con la que hemos tratado de llegar a un acuerdo".

Alfaro ha explicado que Renfe ha recibido una sanción de 65 millones sobre un mercado que mueve 315 millones al año, tildando de desorbitada la multa en varias ocasiones durante su comparecencia. Los servicios jurídicos de la empresa pública preparan ya el recurso ante la Audiencia Nacional, para lo que existe un plazo de dos meses, mientras el departamento financiero trabaja en la reformulación de las cuentas de 2016. A buen seguri, el varapalo de la CNMC devuelve a Renfe a terreno de números rojos.

  • Los planes del operador no cambian

La sanción de 65 millones supone el 20% de un mercado que mueve 315 millones al año

Renfe estudia cómo provisionar la sanción pese a que en el propio recurso pedirá la congelación de la misma. Alfaro ha advetido ante los medios que se mantiene el plan de negocio para el periodo 2017-2019 en Renfe Mercancías. Tras descartar la entrada de un socio industrial en esta filial, el objetivo es llegar al equilibrio este año a través de desinversiones, después de obtener un ebitda negativo de 8 millones en 2016. El resultado neto de esta división de Renfe debería estar ya estabilizado en 2019. Paralelo a la venta de activos irán un plan de bajas que afectará a unos 450 empleados, quedando la plantilla en 950 trabajadores para el área del transporte de carga, y un programa comercial para captar nuevos tráficos e ingresos.

Nueve años después de la liberalización, y en la antesala de la apertura del tráfico de pasajeros a la competencia, Renfe disfruta de una cuota de mercado del 70% en servicios de mercancías. "La carretera ha seguido incrementando su cuota respecto al ferrocarril en este periodo, pese a lo que Renfe ha bajado del 100% de cuota a un 70%. Está claro que hay competencia", ha sentenciado el presidente Alfaro.

Normas