Mercados

Snap se dispara un 44% pero deja dudas a algunos analistas

La propietaria de Snapchat queda valorada en 26.500 millones de dólares en un mercado ávido de acciones

snapchat
REUTERS

La firma Snap debutó ayer en Nueva York con un avance del 44% en el valor de sus acciones, con un mercado ávido de nuevas operaciones como ésta. La compañía, dueña de la aplicación de mensajes de vídeo y fotos Snapchat, había sido valorada en la OPV a 17 dólares la acción, pero las compras durante la sesión llevaron la cotización a un cierre de 24,48 dólares. Ya está valorada en 26.000 millones.

Ha sido la mayor salida a Bolsa en en el parqué neoyorquino desde que en septiembre de 2014 debutara el gigante chino de comercio electrónico Alibaba. El estreno de Snap demuestra la avidez del inversor por entrar en nuevos modelos de negocio, con el recuerdo del espectacular recorrido de Facebook. El libro de órdenes de la salida a Bolsa tuvo un exceso de demanda de 10 veces. Pero, pese a la esperanza de que otros gigantes de la economía digital como AirBnB y Uber salgan a cotizar, también hay dudas.

En un comportamiento inusitado para los parámetros de las OPV tecnológicas, dos analistas aconsejan vender las aciones de Snap. La empresa perdió mucho dinero el año pasado (515 millones de dólares), algo normal en el sector, pero lo que preocupa a los analistas es la desaceleración del crecimiento de los clientes (la cifra ha bajado del 50% en el cuarto trimestre) y las dudas sobre cuándo podrá ser rentable.

De hecho, Snap está cotizando a 21 veces los ingresos previstos para este año, frente a las 10 veces con las que se estrenó Facebook en Bolsa. Y los inversores se acuerdan, también, de Twitter, que salió a Bolsa a 26 dólares, llegó a 69 y ahora está en 15.  “No se puede juzgar esta inversión por el momento de su debut bursátil”, dijo a la cadena CNBC el directivo de la firma financiera Nomura Anthony DiClemente.

Los analistas han destacado también el hecho de que las acciones emitidas no se corresponden con derechos de voto en las decisiones de la empresa, que está controlada por sus fundadores y actuales dueños, algo que, no obstante, es un modelo que siguen compañías como Facebook o Google.

El debut de Snap se produjo un día después de que Wall Street cerrara con nuevos récords históricos en sus principales indicadores y de que el Dow Jones, el más importante, terminara por primera vez por encima de los 21.000 puntos.

Los fundadores de la firma, Evan Spiegel y Bobby Murphy, fueron los encargados de dar el campanazo de salida en la sesión del NSYE, con una jornada que prácticamente estuvo dedicada a la atención que acaparaba la evolución de esa oferta inicial.

Algunos analistas han comparado el modelo de negocio de Snap y las oportunidades de rentabilidad que ofrece a la experiencia vivida por Twitter desde que debutó en bolsa, el 7 de noviembre de 2013.

Normas