Editorial

Segregar para ser más eficaces

Economía somete desde ayer a consulta pública su propuesta de reforma de los organismos de competencia y supervisión de los mercados, una reforma que había comprometido en su pacto con Ciudadanos, y que supone el desmantelamiento de la Comisión Nacional de Mercado y Competencia, creado por el Gobierno de Rajoy la pasada legislatura, y que puede defender un jugoso desempeño tanto en informes independientes como expedientes y sanciones. La nueva fórmula que separa las funciones y parcela la supervisión pretende crear instituciones autónomas, independientes y fuertes en cada mercado, que es una tendencia de corte liberal con arraigo creciente en las economías maduras, pero en absoluto predominantes todavía en Europa. La segregación llega al detalle de crear una autoridad independiente de protección de los usuarios de Servicios Financieros y de Inversores Financieros, en parte ahora bajo responsabilidad de la CNMV. Pero su eficacia dependerá de que disponga, como el resto de autoridades de cada mercado que surjan de la reforma, de la profesionalidad adecuada para vigilar actividades de complicación creciente, de la independencia real que la haga resistente a la presión de los lobbies y los gobiernos, y de la capacidad suficiente para desmantelar las actitudes oligopolísticas y de abuso de mercado.

 

 

Normas