Banca de inversión

Alantra, antigua N+1, gana un 42% más en 2016

Sella 2016 con un beneficio neto de 25,1 millones y la consolidación de su expansión global

El equipo de Alantra.
El equipo de Alantra.

Alantra, el nuevo nombre adoptado en septiembre por la firma española de banca de inversión y gestión de activos N+1 para consolidar su internacionalización, ha resultado un positivo broche para el cierre del último ejercicio

La firma presidida por Santiago Eguidazu ha obtenido un beneficio neto de 25,1 millones de euros en el ejercicio 2016, lo que supone un incremento del 42,2% respecto a las cifras obtenidas en el conjunto del año anterior.

La subida está fundamentada especialmente, según argumentó la compañía, en el crecimiento de los ingresos del negocio de asesoramiento financiero y gestión de activos, que es elevó hasta los 90,2 millones de euros, lo que supone un 26,9% más.

Una vía de ingresos que, junto al buen comportamiento de la cartera en sí, compensa en parte el coste de la fuerte apuesta internacional del grupo. Tras los movimientos realizados el año pasado, cuando decidió abrir también en Austria, Alantra está presente ya en una veintena de países en todo el mundo, lo que impulsó un incremento del gasto del 41,2% hasta los 50,5 millones.

De hecho, en 2016 Alantra invirtió 43,2 millones en distintas operaciones corporativas: la integración de C.W. Downer, que le permite desembarcar en Estados Unidos; la adquisición de un 50% de Landmark, para afianzar la plaza latinoamericana; la integración de los accionistas minoritarios en el negocio de banca de inversión de Alemania y la recompra de la participación de banque SYZ en el negocio español de banca privada.

Además, se incorporaron nuevos equipos de banca de inversión en Ámsterdam, Atenas, Estocolmo, Lisboa y Pekín. De cara al futuro, dentro del plan estratégico del grupo se encuentra la apuesta por crecer en el mercado tecnológico y abrir mercado en Japón.

Con estos resultados, el consejo de administración propondrá a la junta de accionistas la distribución de 0,35 euros por acción en el año, con lo que como ya se han repartido 0,25 euros, la retribución del año se elevaría a 0,60 euros, con un payout del 81,1%.

Normas